imgAbove

ISTOCKPHOTO

¿Cómo conseguir más amplitud en tu casa? Las nuevas ideas en decoración tienden a unir habitaciones y crear ambientes polivalentes para lograr espacios prácticos y luminosos. No se pueden dar más metros cuadrados a una vivienda, pero sí se puede dar una sensación de mayor amplitud.
Tenders.es

Una casa debe ser ante todo agradable, lo que significa que tiene que ser bonita y ofrecer a sus habitantes todas las comodidades. Estos objetivos se puede alcanzar de manera sencilla mediante una correcta disposición y una decoración estudiada. Sin embargo, el espacio es un problema más complejo de solucionar: no se le pueden dar metros cuadrados a una vivienda si no los tiene, lo que sí podemos conseguir con algo de esfuerzo y creatividad es dar una sensación de mayor amplitud.

Además de los avances tecnológicos, las viviendas actuales han evolucionado para aprovechar mejor los metros cuadrados disponibles. Los pisos antiguos disponían de techos altos y grandes ventanales, pero también tenían pasillos interminables llenos de puertas que separaban pequeños espacios. Hoy en día, las nuevas construcciones tienden a tener menos metros cuadrados pero mejor distribuidos, por lo menos, para la vista.

Cada vez es más frecuente unir habitaciones para crear un solo ambiente y evitar, en la medida de lo posible, las puertas opacas y los tabiques de separación. En muchos de los hogares actuales, el dormitorio principal comparte espacio con el cuarto de baño y el vestidor; el salón, la cocina y el comedor están en una única estancia; no tanto por seguir una tendencia como por lograr espacios limpios, diáfanos, prácticos y luminosos.

“Cerrar una terraza, poner estanterías de pladur, colocar puertas correderas, abrir tabiques o pintar las paredes con colores claros son medidas con las que podemos ganar luz natural y aumentar visualmente el espacio disponible”, asegura Luis Sancho, director general de Tenders.es. A lo que añade: “Pensando muy bien cómo vamos a decorar el espacio disponible y realizando alguna pequeña reforma, podemos aumentar hasta un 20% el campo visual disponible”.

Consejos para presumir de pequeña gran vivienda

Además de estudiar muy bien la distribución, optar por los muebles modulares y hacer nuestra la máxima de “menos es más”, Luis Sancho señala varios consejos para lograr dar a tu casa el espacio del que no dispone:

Vestíbulo: Al ser la primera estancia a la que se accede al entrar en una casa, hay que cuidar al máximo su diseño y distribución. Una consola y un espejo son elementos indispensables para cualquier hall que se precie, si no disponemos de mucho espacio podemos abusar de los espejos de forma que cubran la pared entera y sustituir la mesa por una balda de pequeña profundidad.

Salón: Lograr un espacio amplio y limpio visualmente es fácil si nos olvidamos de lo superfluo y optamos sólo por los muebles necesarios, de las medidas y materiales adecuados. Podemos ganar espacio si creamos estanterías de obra o diseñamos rincones de lectura en los retranqueos de la pared o incluso, el hueco del radiador. También es una opción colocar una estantería puente sin trasera por encima del sofá para ganar sitio y profundidad.

La falta de espacio no es excusa para no disponer de una zona de comedor. Si el salón es muy pequeño se puede optar por las mesas consolas plegables, que apenas ocupan espacio y pueden servir además como escritorio, y las sillas plegables (que podemos guardar colgadas de un gancho detrás de las puertas).

Unir el salón y la cocina puede llegar a ser una buena solución, para lograr una estancia con un diseño coherente hay que utilizar el mismo estilo decorativo en ambos ambientes, que se pueden unir con una pequeña isla entre la cocina y el salón, que a la vez sirva de pequeño comedor para el desayuno. Para lograr esa armonía es importante escoger muy bien los muebles de la cocina, así como los electrodomésticos, sobre todo a la hora de cocinar, para evitar que los gases y los olores invadan otras partes de la casa.

Cocina: Sentirte como pez en el agua entre pucheros no puede estar reñido con disponer de una cocina de pequeñas dimensiones. A la hora de ganar espacio, es fundamental pensar en la disposición de los muebles: los armarios hasta el techo nos permitirán tener estanterías para almacenamiento, si colocamos una funcional isla en medio de la estancia ganaremos el espacio libre de las habituales cocinas en forma de L y también podemos sustituir la mesa del desayuno por muretes de obra o barras plegables

En cuanto a la sensación de amplitud se puede conseguir usando puertas de cristal, azulejos de colores claros y, sobre todo, teniendo muy en cuenta que no hay nada mejor en una cocina que el orden. Para ello es muy importante que todos los accesorios de cocina, tengan un lugar establecido en los armarios y cajones.

Dormitorios: El dormitorio debe ser un lugar apacible y cómodo para descansar. En primer lugar es indispensable que prescindamos del exceso de objetos decorativos y muebles auxiliares innecesarios, la habitación tiene que respirar, a lo que nos ayudarán los muebles poco recargados y proporcionados con la estancia.

El mueble que más espacio roba es el armario por lo que lo mejor es optar por las puertas correderas, grandes y lisas, si se quiere de espejo, cristal, lacadas en blanco o con maderas claras. En cuanto a los elementos textiles escógelos poco recargados, en tonos lisos, o estampados muy ligeros y a ser posible en tonos neutros.

Como el almacenaje suele ser uno de los problemas más importantes en las casas pequeñas, optar por las camas canapé es una buena opción, pues gracias a este sistema contaremos con un importante espacio para almacenar sábanas, colchas, fundas nórdicas, toallas y hasta zapatos, bolsos y ropa de otras temporadas.

Cuarto de baño: A excepción de los armarios, el cuarto de baño es el sitio más pequeño de la casa. La decoración de las paredes que elijamos es importante tanto respecto al diseño como por la influencia que pueden tener en la amplitud visual. La elección del alicatado es fundamental, hay que tener en cuenta que los azulejos panorámicos o rectangulares son los más adecuados para agrandar visualmente la habitación.

En la mayoría de los baños hay mucho espacio vertical que no se utiliza. Así, las paredes por encima del umbral suelen estar vacantes, con una pequeña obra podemos situar a esa altura estanterías que servirán de almacenaje.

El mueble que cada día se emplea con menor frecuencia en el lugar de aseo es el bidé, por lo que podemos optar por retirarlo del baño. Si tenemos la suerte de que está contiguo al lavabo, podemos ocupar ese espacio con un nuevo lavabo de obra, con doble seno, muy útil cuando el espacio lo comparten distintas personas, montado sobre un mueble hecho a medida. También se puede ganar espacio si sustituimos la bañera por una ducha esquinera.

En todo aseo que se precie no puede faltar un buen espejo. Hay que saber bien de qué tamaño (puede ser un espejo de obra que ocupe toda una pared o un sencillo espejo con marco) y en qué lugar los vamos a colocar. Aunque normalmente vaya encima del lavabo, no es lo mismo situarlo de manera que refleje la luz de una ventana que ubicarlo para que nos devuelva la imagen de un armario.