Cada vez que compramos un aparato electrónico nos encontramos con un cable nuevo. Cable o cables, porque en ocasiones nos encontramos que cuenta con un cargador de corriente y un USB para conectarlo al ordenador. Al final, acaba convirtiéndose en la pesadilla de quien quiere ordenar los cables.

Móviles, tabletas, libros electrónicos… el ordenador, la impresora, el monitor… la tele, el blu-ray, la consola… da igual que mires la mesita de noche, el escritorio o el mueble de la televisión, allá donde mires hay una maraña de cables. El mundo inalámbrico acabará llegando -y antes de lo que muchos creen-, sin embargo todavía nos queda convivir con los cables unos cuantos años. Estos son algunos consejos para sobrevivir hasta entonces.

Reduce a los imprescindibles

Especialmente alrededor de nuestro ordenador se acumulan cables que no son necesarios. Si analizamos los que tenemos sobre el escritorio seguramente tengamos más de uno que podemos eliminar. Quizá más de uno de los dispositivos que conectan tienen conexión inalámbrica. Por ejemplo, la mayoría de impresoras actuales tiene conexión WiFi aunque muchos no la configuran por pereza o desconocimiento.

De la misma forma, si realmente quieres reducir cables y no te importa gastar algo de dinero, hazte con teclados y ratones Bluetooth. Si hay accesorios que no usas continuamente, como pueden ser discos duros externos, guárdalos en un cajón y sácalos solo cuando sean necesarios.

Mantén los cables separados e identifícalos

Cómo ordenar cables: trucos y consejos

El verdadero drama de los cables es cuando se cruzan y se enredan. Puede parecer imposible, pero hay algunos sencillos trucos que nos permitirán evitar que eso ocurra. La primera regla es que ninguno quede suelto por el suelo.

Eso suele ocurrir especialmente en escritorios donde normalmente se usa un ordenador portátil del que se enchufan y desenchufan conexiones continuamente. Con unos clips en el borde de la mesa podemos mantenerlos a mano y ordenados. Incluso podemos recurrir a un muñeco de Lego.

Se pueden usar tubos de plástico, clips o tiras de velcro para juntar los cables en una única manguera. Si lo haces, es recomendable mantener separados los que llevan corriente eléctrica y los que llevan señal -ya sea un USB, un cable ethernet o la antena de la televisión- para evitar interferencias.

Una etiqueta que identifique a qué pertenece cada cable puede ser una gran ayuda cuando necesites desenchufar un dispositivo para trasladarlo.

Ordenar cables ocultándolos

Cómo ordenar cables: trucos y consejos

Uno de las principales causas de que los cables se líen es que son más largos de lo necesario. Encontrar uno de la medida ideal es, en muchos casos, casi imposible, por lo que la mejor solución puede ser ocultarlos. Hay cajas específicamente diseñadas para ocultar cables, aunque siempre existe la posibilidad de hacerlos tú mismo con, por ejemplo, una caja de zapatos.

Eso sí, procura enrollarlos poco o te arriesgas a que se pueda crear una pequeña resistencia que aumente el consumo eléctrico.

Guarda los cables que no uses

Cómo ordenar cables: trucos y consejos

Pocas cosas pueden ser más desesperantes que abrir una caja buscando un cable que necesitas puntualmente y encontrarte un lío de cables. De nuevo, una caja de zapatos puede ayudarte. También los cartones del papel higiénico, que donde los puedes meter para mantenerlos separados.