Cuando te trasladas temporalmente a un piso de alquiler a veces es complicado sentirte como en casa. Faltan nuestras cosas, el ambiente de nuestro hogar, no nos resulta igual de cómodo… Pero podemos conseguir que el nuevo apartamento sea acogedor con simples trucos, sin gastar mucho tiempo ni dinero.

Qué tener en cuenta para sentirte como en casa

Decoración

Nuestro hogar siempre tiene una decoración determinada, un estilo propio. Para sentirte como en casa es importante plasmar esto en el nuevo piso. Por ejemplo, si te gustan los colores vivos utilizarlos, o si la mayoría de tus cosas son blancas que sea así. De esta manera no te sentirás extraño, y te parecerá más acogedor.

Comodidad

La comodidad es muy muy importante para sentirte como en casa. Hay detalles que hacen nuestro hogar más confortable para nosotros, como puede ser la distribución y orden de las cosas, la cantidad de cojines o el hecho de nunca usar zapatos en casa, y cambiarlos por zapatillas. Debes trabajar en que estas costumbres sean también posibles en tu piso temporal para ganar en confort.

Muebles

Y no hay nada más cómodo y que nos haga sentir mejor que nuestros muebles. Aunque a veces es muy complicado, trasladar alguno de nuestros muebles favoritos a la nueva vivienda hará posible sentirte como en casa. ¿Lo mejor? Trasladar la cama, que es siempre el espacio más cómodo y más íntimo.

Fotografías

Muchas veces lo que más cuesta es separarse de los seres queridos, amigos, familia, pareja… Para sentirlos más cerca puedes poner fotografías por el inmueble, que además harán que se sienta más como un verdadero hogar.

Olor

Llegamos a un punto esencial. Quizás no te hayas dado cuenta, pero cada vez que entras en casa de alguien hay un olor particular. Esto puede ser por una combinación de factores (jabón de lavar la ropa, colonias, ambientador, flores…), pero si tienes una idea de cómo es el de tu hogar podrás intentar plasmarlo, y ya verás como así te sentirás más cerca de los tuyos, y más en tu casa.

Detalles

Por último, no debemos olvidar los pequeños detalles que hacen sentirte como en casa. Pueden ser muy diversos y cada uno tiene los suyos, desde una costumbre un día a la semana, por ejemplo pedir pizza a domicilio todos los jueves, hasta un tipo de flor o unos libros. Seguro que sabes cuáles son los tuyos particulares, ahora solo queda que lo plasmes en tu piso temporal.