El precio del alquiler está en boca de todos. Durante muchos años los españoles preferían comprar, pero debido a la crisis cada vez hay más gente que alquila. La imposibilidad de comprar una casa y la dificultad para conseguir un crédito hacen que sea la opción más viable. En este último año el precio del alquiler ha subido, sobre todo en las grandes ciudades, lo que ha generado muchas inquietudes.

Quizás el sector de la población que se ha visto más afectado por esto han sido los jóvenes. Ante la imposibilidad en la mayoría de casos de comprar, un tanto por ciento muy elevado alquilan. Al subir el alquiler, muchos optan por compartir piso para dividir gastos.

El Plan de Vivienda 2018-2021 tiene en cuenta esta problemática, y un año más contempla ayudas para el alquiler joven.

Ayudas al alquiler joven

Estas ayudas las pueden recibir personas de hasta 35 años cuyo hogar tenga ingresos inferiores a 1.600€ al mes, tres veces el IPREM (indicador público de renta de efectos múltiples). La vivienda que se alquila debe ser el domicilio habitual durante el periodo de la ayuda y no pueden acceder a esta ayuda quienes tengan en propiedad una vivienda o usufructo de esta, a no ser que puedan acreditar que no pueden disponer de la vivienda por causas como divorcio o separación.

Años atrás las ayudas al alquiler joven solamente estaba disponible para alquileres hasta 600€ mensuales, pero este año por la subida de alquileres se ha introducido una excepción, que recoge que en casos justificados se podría pedir la ayuda con alquileres de hasta 900€. Estos casos justificados son principalmente aquellos alquileres en ciudades en las que los pisos son más caros, como por ejemplo en Barcelona o Madrid.

El importe de las ayudas al alquiler joven es de hasta el 50% del alquiler mensual, por tanto ayudas de hasta 300€ al mes – hasta 450€ en casos justificados –  y el plazo es de 3 años.

Ayudas a la compra joven

Este año también se ha introducido un cambio muy significativo para los jóvenes: se incluyen ayudas para que puedan comprar una casa. En 2013 desaparecieron las ayudas e incentivos fiscales para facilitar la compra de una vivienda, y cuatro años después se vuelven a incluir en el Plan de Vivienda 2018-2021, priorizando sobre todo a los jóvenes.

Las condiciones de las ayudas para compra son muy similares a las de alquiler: que tengan hasta 35 años en hogares con ingresos inferiores a 1.600€, la vivienda debe ser domicilio habitual durante un mínimo de 5 años, y que no sean propietarios de otra vivienda o tengan usufructo de la misma.

El importe de la ayuda es de hasta 10.800€ con límite del 20% del precio de la vivienda. Por lo que en una vivienda de 50.000€ la ayuda máxima sería de 10.000€, el 20%, y en una de 100.000€ sería de 10.800€, la ayuda máxima a la que se pueda acceder.

La intención es cubrir los gastos iniciales de la compra de una casa, como son los impuestos o el notario, y así facilitar a los jóvenes el acceso a la compra de una vivienda.