Si normalmente nos cuesta entender el término hipoteca, y todos los minuciosos detalles que forman parte del concepto. El hecho de pensar en una hipoteca sin aval no sólo nos parecerá complicado o imposible de conseguir, sino que además, no conoceremos el término en profundidad y los entresijos legales en los que nos podemos mover.

¿Cuál es la diferencia entre una hipoteca con aval y una sin aval?

Existen algunas entidades o bancos, que sí ofrecen hoy en día hipotecas sin aval. Es cierto que hace años, en plena efervescencia económica, se ofrecían muchas más hipotecas y las condiciones eran menores. En esta tesitura se concedieron muchas hipotecas sin aval, decisión que a la larga, ha salido bastante cara a más de uno.

Sin embargo, tras los años que hemos pasado de crisis, el crédito de los bancos se ha recortado, y los condicionantes para acceder a una hipoteca son mucho mayores. En definitiva: hoy en día es bastante complicado encontrar un banco que te conceda una hipoteca sin aval.

Una hipoteca sin aval, por definición es: “una clase de préstamo que te ofrece el banco con garantía hipotecaria donde no se exige garantía alguna adicional a ese bien que queda prendado por la especie hipotecaria”.

Entonces, ¿descarto la opción de que me concedan una hipoteca sin aval?

No, ni mucho menos, hay varias formas de conseguir una hipoteca sin aval. Por ejemplo, una en la que te ampara la ley es que si solicitas menos del 80% de tasación del inmueble hipotecado, el banco no te puede pedir ningún aval.

Factores determinantes para que te exijan un aval hipotecario

  • La edad: una hipoteca sin aval es más fácilmente concedida a personas jóvenes que a adultas o de edad avanzada.
  • El contrato del demandante: tendrá muchas más probabilidades de conseguir una hipoteca sin aval alguien con un contrato indefinido por delante de alguien con una corta vida laboral o inestable. Es muy normal que en el banco tengas que presentar alguna nómina incluso o la renta de años anteriores.
  • Los ingresos del demandante: Si el pago mensual de la hipoteca no excede el 35% de los ingresos mensuales del demandante, tampoco es necesario presentar aval para la hipoteca.
  • Que el banco te conozca: otro factor fundamental, es llevar a cabo esta operación en una entidad bancaria conocida, con la que ya tengas otras operaciones en marcha o hayas tenido en el pasado.

Trucos para conseguir una hipoteca sin aval

Como ves, hay varias formas de conseguir una hipoteca sin aval, pero es evidente que en los tiempos que corren, no todos cumplen los requisitos.

Si estás interesado en pedir una hipoteca sin aval para comprar alguna vivienda, no puedes dejar de entrar en el buscador de casas de yaencontre. Allí encontrarás las mejores viviendas en venta, de todos los tipos, y entre las que seguramente se encuentra la casa de tus sueños.