Hoy se cumplen 25 años del final de los Juegos Olímpicos de Barcelona, una cita que cambió la ciudad para siempre. La gran mayoría de las instalaciones que se construyeron para este gran evento se siguen utilizando de forma habitual, aunque no siempre para competiciones deportivas.

Anillo Olímpica de Montjuïc

El epicentro de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. También llamada Anillo Olímpica de Barcelona, alberga el Estadio Olímpico de Montjuïc, en el que se celebraron la Ceremonia Inaugural y la de Clausura. En él se realizaron las pruebas de atletismo en pista y las llegadas de la marcha y el maratón. Actualmente se llama Estadio Olímpico Lluís Companys y, aunque es uno de los cinco recintos españoles que tiene la máxima catalogación de la UEFA, no tiene apenas actividad deportiva.

También el Palau Sant Jordi se construyó para las olimpiadas. En él se celebran todavía competiciones deportivas, congresos y conciertos.

Las piscinas Piconell se hicieron muy famosas por sus espectaculares vistas de la competición de saltos con la ciudad de fondo. Actualmente se utilizan para entrenamientos y cursos de natación.

Por último, entre las construcciones de la Anillo Olímpica de Montjuïc destaca la Torre de Telecomunicaciones de Santiago Calatrava, un icono vanguardista de la ciudad.

Villa Olímpica

El estilo urbanístico de la ciudad cambió por completo con la construcción de la Villa Olímpica. Antes de los juegos esa zona estaba llena de descampados, chimeneas y naves industriales a primera línea de mar.

Hasta 1992 Barcelona solo tenía cerca del mar el barrio pescador de la Barceloneta. Quizás el cambio más drástico de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 fue que abrieron la ciudad al mar, aunque ahora parezca imposible que eso pasase hace solamente 25 años.

A partir de esta remodelación del espacio urbano, Barcelona cambió por completo y es ahora una de las ciudades más turísticas de Europa y del mundo. Las naves industriales se han sustituido por hoteles, restaurantes y centros comerciales, muchos de ellos pensados en especial para los turistas.

Port Olímpic

Cinco arquitectos catalanes diseñaron el Port Olímpic, donde se celebraron las competiciones de vela de las Olimpiadas. La intención de la Generalitat era crear una zona habitacional y de recreo en esa zona de Barcelona, y lo consiguieron. Actualmente es una de las zonas más visitadas por los turistas de día y de noche. El icono del Port Olímpic es el Pez Dorado de Frank Grehy, construído específicamente para los Juegos Olímpicos.

Como ocurre con la Villa Olímpica, el puerto cambió Barcelona por completo, abriéndola al resto del mundo, y haciendo de ella una ciudad marítima.

Área Olímpica del Vall d’Hebrón

La zona de Vall d’Hebrón fue diseñada específicamente para las olimpiadas. Se construyó una espectacular Villa Olímpica para los atletas, el Velódromo y el Centro Municipal de Tenis.

Parte del barrio se reestructuró para convertirlo en zona de ocio y se edificaron 500 nuevas viviendas destinadas a acoger a la prensa durante las Juegos Olímpicos.

Aunque estas actuaciones ayudaron a ordenar urbanísticamente la zona, también tuvieron sus detractores. Y es que la construcción de la Ronda de Dalt partió algunos barrios en dos, algo que ahora, un cuarto de siglo después, se sigue intentando solucionar.

Área Olímpica de Diagonal

En el Camp Nou, el famoso estadio del Barça de fútbol, se celebraron las competiciones de este deporte, y en el Real Club de Polo de Barcelona las de hípica. El actual estadio del Barça de basket, balonmano, hockey patines y fútbol sala acogió en la olimpiadas las competiciones de judo, taekwondo y hockey patines.

La gran transformación de la Diagonal no implicó nuevas instalaciones, sino la reurbanización de la zona entre el final de la Diagonal y la carretera de Collblanc.

Una construcción que sí que fue importante en esta zona fue el Hotel Rey Juan Carlos I, una de las joyas del plan de hoteles de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.