Antes de nada, es muy aconsejable acudir a un fiscalista que conozca bien nuestra situación fiscal para que nos pueda asesorar correctamente en cuanto la deducción por inversión en vivienda habitual, de forma que podamos evitar problemas en el futuro.

Debemos considerar que la deducción por inversión en vivienda habitual se suprimió en el año 2013, salvo para aquellos compradores que hubieran adquirido su vivienda antes del 1 de enero de 2013.

¿Qué se entiende por adquisición y por vivienda habitual?

En primer lugar, debemos aclarar qué se entiende por adquisición de vivienda habitual, a efectos de la deducción, puesto que tiene el sentido jurídico de adquirir la propiedad o el pleno dominio de una vivienda. En relación a lo anterior, debemos tener en cuenta que el derecho de propiedad no sólo se puede transmitir o adquirir por una compraventa, sino que puede transmitirse por otros negocios jurídicos como donaciones y herencias.

Además, en segundo lugar, es necesario definir qué se entiende por vivienda habitual a efectos tributarios. Para que un inmueble tenga la consideración de vivienda habitual debe reunir los siguientes requisitos:

  • Que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, 3 años.
  • Que el contribuyente la habite de manera efectiva y con carácter permanente, en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o de terminación de las obras.

En relación a los apartados anteriores, se entiende que tiene el carácter habitual la vivienda cuando, a pesar de no haber transcurrido dicho plazo, se produzca el fallecimiento del contribuyente o se den otras circunstancias que exijan el cambio de domicilio (matrimonio, separación, traslado por trabajo, cambio de empleo o situaciones análogas).

Por otro lado, se considera que se asimilan a la vivienda habitual de cara a la deducción, los anexos y otros elementos que se hayan adquirido conjuntamente y las plazas de garaje con un máximo de 2.

Casos en los que se aplica la deducción por inversión en vivienda habitual

Si se cumplen los requisitos anteriormente mencionados se podrá aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual en los siguientes casos:

  • Adquisición (siempre que se haya producido antes del 1 de enero de 2013) o rehabilitación de una vivienda habitual.
  • Construcción y ampliación.
  • Dinero depositado en una cuenta ahorro vivienda.
  • Adecuación de la vivienda por motivos de minusvalía.

El importe máximo de las inversiones con derecho a deducción está establecido en 9.040 euros anuales. Este límite se aplicará en idéntica cuantía en tributación conjunta. El exceso de las cantidades invertidas sobre dicho importe no podrá trasladarse a ejercicios futuros.

Compra anterior o posterior al 1 de enero de 2013

La Ley de Presupuestos Generales del Estado 2013 eliminó la deducción para todas aquellas adquisiciones posteriores al 1 de enero de 2013. Es decir, que quienes hayan comprado su casa a partir de esa fecha no pueden disfrutar de ningún tipo de ventaja fiscal. Sin embargo, existe una excepción para el caso de quienes compraron la vivienda en construcción y no terminó de edificarse en el año 2012.

Por lo tanto, se crea un régimen fiscal diferente en cuanto a la deducción por inversión en vivienda habitual dependiendo de si la fecha de compra es anterior o posterior al 1 de enero de 2013. Como consecuencia de lo anterior y debido a las particularidades de cada caso, reiteramos la necesidad de buscar asesoramiento fiscal especializado.