Junto a la renta vitalicia inmobiliaria, la hipoteca inversa es una opción perfecta para personas mayores con una propiedad pero poco efectivo.

Qué es la hipoteca inversa

La hipoteca inversa es un tipo de préstamo hipotecario para personas mayores de 65 años por el cual una entidad financiera paga una cantidad mensual a una persona mayor a cambio de que esta utilice su vivienda como garantía. El cliente percibirá este importe fijo de por vida, y si el cliente sobrevive al plazo máximo del crédito se activa el seguro de renta vitalicia, por el que la aseguradora paga la renta vitalicia hasta el fallecimiento.

La cantidad que abone la entidad depende del valor de la vivienda y de la edad del cliente. Cuanto mayor es el cliente, más alto será el importe. Si hay dos titulares de la vivienda, el dinero se percibirá hasta el fallecimiento del último.

Se trata, en definitiva, de un préstamo que se tiene que devolver, bien por parte de los herederos, o bien dejando la casa en el momento del fallecimiento.

Ventajas que ofrece

  • Puedes elegir si quieres recibir el montante en mensualidades, a diferencia de una hipoteca normal, donde recibes la cantidad que el banco te ha prestado al principio.
  • Nunca perderás la titularidad de la vivienda.
  • No te pueden echar de casa.
  • Los intereses y los gastos no son altos.
  • Es reversible devolviendo el dinero prestado. La mayoría de entidades no cobran por cancelación anticipada de estas hipotecas. La vivienda es la garantía, no se piden avales ni ingresos determinados. Tampoco es necesario justificar a qué se destinará el dinero ni dar explicaciones.

¿Qué ocurre con los herederos?

Cuando el titular muere, a los herederos les corresponde la propiedad de la vivienda y también las deudas con la entidad financiera. Siendo así, tienen dos opciones: quedarse con la vivienda o venderla.

Si se quedan con la vivienda deben liquidar la deuda con la entidad, es decir, devolver el dinero prestado. Para ello se puede hacer una hipoteca normal sobre la vivienda. Si deciden venderla, el importe se utiliza para saldar la deuda, pero si la cantidad no es suficiente, la entidad puede pedir la venta de otros bienes de la herencia.