Desafortunadamente, la mayoría de las personas desconoce que con unas sencillas técnicas, y cambiando muy poco sus hábitos de vida y consumo, se puede reducir notablemente el consumo de electricidad en casa.

Actualmente, se fabrican electrodomésticos que ayudan a ahorrar porque consumen menos y se nota en la factura. Si bien supone un desembolso, a la larga se consigue ahorrar sin duda.

Consejos para reducir el consumo eléctrico en casa

Regula la temperatura de casa

Más del 50$ del consumo eléctrico de los hogares españoles proviene de los aires acondicionados y calefacciones que usamos durante el año. En su lugar, ventiladores y un uso inteligente de la calefacción nos ayudará a reducir el consumo, además contamos con otras opciones como estufas o calderas.

Ahorra con la iluminación

Tradicionalmente, las viviendas en España han venido utilizando luces incandescentes que se llevaban hasta una décima parte de todo el consumo eléctrico de casa. Afortunadamente, hoy en día contamos con luces LED o las fluorescentes (CFLs) que reducen hasta un 70% el consumo eléctrico de una casa.

La importancia de aislar la vivienda

Una de las mejores formas para reducir el consumo eléctrico en casa es aislarla correctamente. Una pequeña inversión en determinados arreglos para puertas y ventanas te ayudarán a aprovechar mucho mejor el calor que produzcan de forma inteligente, como ya hemos explicado en puntos anteriores.

Distribuye los electrodomésticos con inteligencia

Por ejemplo, no tengas estufas o calefactores cerca del congelador o la nevera, así como asegúrate de no dejar la TV en Standby, apágala del todo.

El ordenador debe apagarse si no va a utilizarse por unas horas, y hoy en día podemos comprar a buen precio aparatos ecológicos para ahorrar energía en pequeñas acciones como cargadores de móvil solares.

Ya cuentas con buenos trucos para empezar a reducir el consumo energético de casa

Sin lugar a dudas, para que todo esto funcione, es necesaria una fuerza de voluntad y la capacidad de amoldarse a nuevas formas de ser en el día a día.

El esfuerzo pronto se convertirá en costumbre y no nos costará demasiado llevar a cabo estas medias, ya que además empezarán a dejarnos los resultados del ahorro que suponen.