Como consecuencia de lo anterior, las nuevas tecnologías, como la digitalización, han modificado diversos aspectos del sector inmobiliario, como la forma en la que buscamos un inmueble o la forma en la que se visita o se ofrece un activo por las consultoras.

La utilización de internet o de avances como la realidad virtual en el sector inmobiliario han facilitado el trabajo de los profesionales del sector y han permitido que los procesos de compra o alquiler sean más sencillos. Por otro lado, el uso de teléfonos móviles para la búsqueda de inmuebles está muy extendido por lo que es preciso adaptarse y aportar innovación para atraer clientes.

Ventajas de la digitalización

La digitalización en el sector inmobiliario aporta diversas ventajas para los profesionales que trabajan en dicho sector, entre las que podemos destacar las siguientes:

Facilitar el trabajo del consultor

Por un lado, la digitalización de documentos y la utilización del almacenamiento en la nube, permite el acceso desde cualquier lugar y en cualquier momento, lo que supone mayor agilidad para dar respuesta a una necesidad de un cliente y poder trabajar desde cualquier sitio.

Generar confianza en el cliente

Con las nuevas tecnologías y con el uso de internet se genera un canal de comunicación más eficiente con los clientes a través de WhatsApp, correo electrónico o videoconferencias, por ejemplo.

La mejora de la comunicación unida a la facilidad para el acceso a la información a través de internet genera una mayor confianza entre el cliente y el consultor, lo que favorece las transacciones.

Aumentar la transparencia

Desde internet con unos pocos clicks se puede tener acceso a una nota simple de un inmueble en el Registro de la Propiedad, a información urbanística o a datos catastrales. Esto supone un aumento en la transparencia respecto a la información disponible sobre cada activo inmobiliario.

Crecimiento de la productividad

La productividad de los consultores inmobiliarios crece con las nuevas tecnologías puesto que, por un lado, pueden ofertar diversos inmuebles a través de las plataformas que existen en internet, por otro lado, con tecnologías como la realidad virtual pueden hacer que un cliente visite varios inmuebles en un corto espacio de tiempo y sin desplazarse, y finalmente, a través de la utilización del almacenamiento en la nube podrán tener acceso a la información de su empresa desde cualquier lugar y momento.

Ahorrar dinero y tiempo

Todas las tecnologías que hemos mencionado (realidad virtual, internet y almacenamiento en la nube, entre otras) suponen para los consultores inmobiliarios un evidente ahorro de tiempo y de dinero puesto que simplifican tareas como elaborar dossiers de cada inmueble, desplazarse para visitar pisos, oficinas o locales con los clientes o enviar información de un activo a una persona interesada.

Adaptarse a la digitalización es también una cuestión de supervivencia, porque actualmente una empresa que no innova y que no aplica nuevas tecnologías puede verse adelantada por las empresas de la competencia.