imgAbove

KIM STEELE / GETTY

Destinar dinero a unas pequeñas reformas en el hogar para que luzca más atractivo puede resultar ser una buena inversión si queremos venderlo o alquilarlo. ¿Cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuanta? Ahí va un decálogo para mejorar el aspecto de una vivienda para su venta o puesta en alquiler.
Lorena Farràs Pérez

La situación cada vez es más dura en el sector inmobiliario. Los precios, tanto de venta como de alquiler, siguen bajando y la oferta continúa siendo abundante. Este contexto no facilita las cosas a aquellos propietarios que han decidido vender o alquilar. Pero la pericia puede ser una gran aliada para convencer más fácilmente a los posibles compradores o arrendatarios. 

“Estamos detectando que cada vez más personas acuden a nosotros para hacer pequeñas reformas para conseguir vender o alquilar mejor su casa”, explica Luis Sancho, director general de la plataforma on line Tenders.es, que permite solicitar y comparar presupuestos de reformas. Se trata de acciones como la reparación de desperfectos o darle un nueva capa de pintura. “Dedicar dinero a reformar la vivienda para que luzca más atractiva puede resultar una buena inversión”, afirma. 

1. Una mano de pintura: Unas paredes recién pintadas dan a la casa una mejor apariencia. En el interior, es aconsejable usar colores claros para conservar una buena iluminación y evitar usar algún color que puede que no guste a los futuros inquilinos o propietarios. 

2. Superficies y revestimientos: Hay que reparar todo aquello que afecta a la superficie y al revestimiento: grietas en la pared, baldosas rotas, ralladuras en el parquet… Algunas de estas reparaciones se pueden llevar a cabo con poco dinero. 

3. Detalles que cuentan: No hay que descuidar aquellos detalles aparentemente sin importancia pero que al fin y al cabo también cuentan para hacer que la vivienda entre por los ojos. Se trata de manchas de pintura, puertas o ventanas en mal estado, espejos sin brillo, etcétera. 

4. Exteriores: Los jardines, terrazas o balcones son puntos que pueden marcar la diferencia, especialmente en ciudad. Un jardín bien cuidado causará buena impresión y revalorizará la vivienda, mientras que un jardín descuidado sólo ayudará a empobrecer la primera impresión del visitante. 

5. La entrada: En un piso, la entrada es lo primero que se ve, lo que la convierte en un punto clave. En Tenders. es entienden que si hay que mimar hasta el último detalle alguna estancia, esta es la entrada. 

6. Limpieza: Es aconsejable realizar una limpieza profunda de toda la casa y tener especial cuidado con la cocina y los baños. “Una cocina sucia no invita a cocinar en ella”, ejemplifica Luis Sancho. 

7. Evitar los malos olores: Es aconsejable ventilar, usar fragancias aromatizantes y limpiar cuidadosamente las zonas donde se concentran los malos olores. 

8. Orden: Una vivienda bien ordenada ayudará a los visitantes a hacerse una mejor impresión de los espacios. Deje a la vista sólo aquello que forma parte de la decoración, evite las pilas de periódicos y revistas, la ropa tirada, los platos y vasos sucios… 

9. Programar las visitas: Hay que intentar potenciar los puntos fuertes y evitar los débiles. Se puede jugar con el horario de las visitas evitando días u horas en las que hay más ruido en la calle o bien programar las visitas para aquellas horas en las que el sol da directamente a la vivienda. 

10. Buenas fotos: En la mayoría de los casos, el paso previo a la visita a la vivienda es la visualización de imágenes. Los expertos recomiendan hacerlas lo mejor posible e incluso contratar a un profesional. Unas buenas fotos son clave para que el posible cliente se fije en la casa.

El precio manda

Aunque invertir en la apariencia del hogar puede significar la diferencia entre cerrar una venta o dejar escapar un comprador, los expertos coinciden en afirmar que lo que verdaderamente marca la diferencia es la relación calidad-precio. Ricard Vicente, consejero delegado del portal inmobiliario yaencontre. com, destaca estos dos factores como los más importantes. Asimismo, Fernando Encinar, jefe de estudios y socio fundador del portal Idealista. com, advierte: “Pedir más que el precio de mercado es un grave error; no vas a recibir ni una sola llamada”. 

Con la migración del grueso de la oferta inmobiliaria hacia internet, los compradores disponen ahora de más información. “Internet te permite comparar y mirar entre más oferta y conocer mejor los precios de mercado para saber cuándo te están pidiendo más de lo que deberían”, explica Encinar. La información es poder y, en este sentido, Vicente asegura que “los anuncios que tienen más éxito son aquellos que muestran más imágenes, que tienen un recorrido virtual o en los que la vivienda está geolocalizada”. Vicente aconseja poner “cuanta más información mejor”.

Respecto a cúanto se tarda en vender, “el tiempo de venta o alquiler está directamente relacionado con el precio”, asegura Encinar. De la misma opinión se muestra Vicente, que explica que “si el precio es el adecuado, transcurren de media poco más de 11 meses desde que una oferta de venta es publicada en la web hasta que se elimina de la web. Para el alquiler, el periodo es de unos cinco meses y medio.