Como en cualquier proceso de compra de una vivienda, tienes que tener en cuenta sus características físicas y la situación jurídica y física de la misma.

El examen de esta última se hace complicado en las viviendas sobre plano puesto que las viviendas no están construidas. En este caso, la única descripción a la que podremos acceder será la que resulte del plano que el promotor nos muestre y del que deberíamos tener una copia, ya que será la que nos asegure que el constructor cumple la obligación de edificar según  establecido en el contrato.

Por tanto, en el caso de comprar una casa sobre plano, no debemos firmar contrato alguno, ni entregar ningún dinero sin comprobar lo siguiente:

  •  La existencia de la promotora y que la persona que va a firmar en su nombre tiene la facultad para hacerlo. Esto debemos consultarlo en El Registro Mercantil, donde la promotora deberá estar inscrita. Además esta consulta nos puede servir también para obtener información administrativa de la sociedad. La consulta tiene un coste pero tal comprobación es imprescindible ante la compra sobre plano.
  • Que la promotora sea la titular del solar en el que se va a realizar la edificación
  • Que la edificación está aprobada por el Ayuntamiento mediante la concesión de la correspondiente licencia. Si ésta consta inscrita es porque previamente se ha justificado ante el registrador la existencia de la licencia y el proyecto está aprobado para iniciarse.

Una vez comprobado esto y si antes de llevarse a cabo la construcción nos exigen firmar un contrato privado y/o a abonar una cantidad se habrá que tener en cuenta:

  • Dicho contrato no puede incluir cláusulas como aquellas que permitan al promotor modificar posteriormente el proyecto sin el consentimiento del comprador o aquellas que no dejen al comprador la elección del notario, la subrogación en el préstamo hipotecario contratado por el promotor, etc.
  • Si entregamos dinero, se podrá exigir a éste un justificante que indique que se ha depositado en una cuenta especial y que sea posible su devolución en caso de que no se lleve a cabo la construcción.

Una vez finaliza la obra y antes de firmar la escritura de compraventa, debemos:

  • Exigir al vendedor que justifique que la obra ha sido terminada de acuerdo con lo establecido en el plano
  • Un contrato que nos asegure los posibles daños que se pudieran producir por defectos de la construcción.

 

Artículo redactado por HAYA Online.