Cada año, con la llegada de la campaña de la renta, llega una duda recurrente: ¿puedo desgravarme el alquiler del piso? ¿Y la hipoteca? Los cambios en la legislación pueden ser un poco mareantes, y lo que era deducible hace un par de años, ahora puede no serlo. Esto es lo que necesitas saber si quieres desgravar el alquiler o la hipoteca de la vivienda.

Debe ser una vivienda habitual

Sí es posible deducir el alquiler de una vivienda, pero solo en ciertos casos. El más importante es que debe ser una vivienda habitual. Para Hacienda, una vivienda habitual es lo siguiente:

  • Que sea tu vivienda habitual de forma continua durante al menos tres años.
  • Habilitar la casa de forma efectiva en un plazo de doce meses tras la compra.

Además, hay que tener en cuenta que a efectos del IRPF se asimilan los gastos de un máximo de dos plazas de garaje, siempre y cuando se adquieran junto a la vivienda y estén en el mismo edificio.

Hay que tener cuidado ya que, a raíz de la definición anterior, Hacienda podría reclamar la devolución de lo deducido si finalmente vives menos de tres años.

Limitaciones a la deducción por la compra de vivienda

Tras el cambio de normativa de 2013, únicamente podrán seguir beneficiándose de deducción aquellos que comprasen su vivienda antes del 1 de enero de 2013. También lo podrán hacer aquellos que en esa misma fecha hubieran pagado por la construcción o ampliación o rehabilitación de la vivienda, así como adaptación por discapacidad, siempre que las obras hubieran terminado antes del 1 de enero de 2017.

Además, es necesario haber aplicado la deducción por dicha vivienda en 2012 o anteriormente, excepto si no se pudo aplicar porque la inversión no superase la barrera del importen necesario. Además, la hipoteca debe destinarse a la compra de una vivienda y no a otros fines.

Limitaciones a la deducción por alquiler

En 2014 se eliminó el artículo 68.7 de la Ley del IRPF, con lo que se eliminaban también las posibilidades de deducir el alquiler de una vivienda. De esta forma, únicamente aquellos que se tengan un contrato de arrendamiento firmado anteriormente al 1 de enero de 2015 y que ya hubieran practicado con anterioridad deducciones al alquiler podrán seguir haciéndolo.

Las cantidades quedan limitadas al 10,05% de lo pagado como renta, siempre que esta sea inferior a 24.107,20€, alcanzando un total de 9.040€ en rentas iguales o inferiores a 17.707,20€.

Si alquilo una vivienda ¿puedo deducir la hipoteca?

La respuesta es clara: no. Precisamente por el punto anterior: para desgravar la hipoteca de una vivienda debe tratarse de la vivienda habitual. Lo que sí se puede hacer es minorar los intereses de la hipoteca al dinero que cobra de alquiler.

¿Y si la vivienda habitual pasa a ser alquilada?

Uno de los casos que puede generar más dudas: cuando decidimos alquilar la que hasta ese momento ha sido nuestra vivienda habitual. En estos casos, se puede desgravar la parte de la hipoteca proporcional al periodo del año en la que hemos residido en ella.