Convertir las casas más eficientes energéticamente. Este es el objetivo del Gobierno, concretamente del Ministerio de Vivienda, que ya ha puesto varios planes en marcha para que esto sea posible. Si bien, aunque durante este 2022 habría más ayudas para este tema, la rehabilitación sostenible no acaba de verse, según datos y agentes del sector.

Parque de viviendas envejecido

No es ningún secreto que el parque de viviendas en España es uno de los más envejecidos de Europa con 41 años de media, y más de dos millones de viviendas se conservan en mal estado. En total, más del 80% de las viviendas posee calificaciones energéticas deficientes, entre la E y la G (INE), por lo que la rehabilitación de los edificios es algo importantísimo a resolver cuanto antes.

Ayudas Next Generation

Las ayudas a la rehabilitación de los edificios promovidas por la Unión Europea con los fondos Next Generation permiten cubrir hasta el 40% de la obra con un límite de 3.000 euros. Se dan a cada Comunidad Autónoma para que pueda distribuir estas ayudas y aumentar la eficiencia energética en ellos. El objetivo: conseguir ahorrar cerca de un 31% en las facturas.

Según el Ministerio de Vivienda, a través del programa de rehabilitación de edificios se prevé alcanzar las 510.000 actuaciones de renovación de viviendas en el segundo trimestre de 2026. En total, se espera ejecutar 510.000 actuaciones de rehabilitación durante todo el periodo de aplicación del PRTR, lo que implica un ritmo medio de 71.000 viviendas al año.

En 2019 se rehabilitaron algo más de 31.100 hogares y, aunque supone un 10% más que en 2018, el objetivo del Gobierno es multiplicar la actividad por diez de aquí a 2030, llegando a las 300.000 viviendas al año.

Objetivo global: rehabilitación sostenible

Como hemos destacado, el objetivo global de las actuaciones es reducir al menos un 30% el consumo de energía no renovable en los hogares y descarbonizar y bajar la demanda de calefacción y refrigeración como mínimo un 7%.

Es importante acreditar la reducción del consumo y para ello un experto tiene que expedir un certificado energético de la vivienda o del edificio antes y después de la actuación.

“Estas ayudas suponen una oportunidad excelente para fomentar el proceso de rehabilitación de nuestros edificios en España, teniendo en cuenta la situación actual por la que atraviesa el sector energético y que tiene un impacto directo en la vida de todos”, explica Pablo Maroto, director de Marketing de Knauf Iberia.

Menos rehabilitación sostenible

Desde la empresa Sto dan a conocer que, aunque en 2021 se produjo un importante repunte, los visados para reformar edificios destinados a viviendas se han reducido un 14% interanual entre enero y mayo de este año.

Según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA), de enero a mayo de este ejercicio se han solicitado visados para reformar un total de 12.609 edificios, de los que 10.300 están destinados a viviendas. Estas cifras, un 11% y un 14% inferiores, respectivamente, a las registradas en 2021 durante ese mismo periodo, reflejan que, efectivamente, el ritmo ha bajado notablemente, a pesar de la urgencia por cumplir con los objetivos nacionales y europeos en materia energética y medioambiental.

Son diversas las razones que explican porque estas actuaciones no marchan como se esperan. Desde Sto lo atribuyen a la falta de un modelo único para la gestión de ayudas. Las subvenciones se aprobaron en 2021, pero hay regiones que todavía no han puesto en marcha el procedimiento para solicitarlas y estas ayudas caducan en el 2023, por lo que quedan pocos meses para acometer las obras.

También creen que falta mano de obra cualificada, el retraso en materias primas para la rehabilitación y/o construcción, unido a un contexto económico complejo, donde la subida del precio de la energía, o la inestabilidad de los precios de los materiales están ralentizado las rehabilitaciones integrales y las reformas, con las consecuencias que ello supone para seguir avanzando con los objetivos en materia energética.

Si bien, aunque durante este 2022 habría más ayudas para este tema, la rehabilitación sostenible no acaba de verse, según datos y agentes del sector.

Hay más razones porque 4 de cada 5 edificios en el país son ineficientes porque consumen más energía de la que realmente necesitarían por su mal aislamiento y acondicionamiento energético.

Si bien hay un cambio de tendencia y los propietarios españoles demandan viviendas más sostenibles, un 84% de propietarios consultados desconoce qué parte de los Fondos Next Generation EU se destinarán a la rehabilitación de viviendas y un 77% tampoco sabe de la existencia de financiación ad hoc para comunidades de propietarios que deseen mejorar su inmueble, según un informe de UCI, Unión de Créditos Inmobiliarios.