Kristie Alley, la popular actriz americana que tuvo su momento de mayor popularidad durante su participación en la serie “Cheers” y con la trilogía de “Mira quien habla” se ha desprendido de una de sus mansiones más preciadas: la casa que tenía en Los Feliz, uno de los barrios más preciados para las celebrities en Los Ángeles. Se ha vendido su casa, donde ha estado residiendo durante 15 años, por 11’ 9 millones de dólares.

Estamos hablando de una majestuosa mansión italiana de 801 m2, un auténtico palacio que llamó la atención de Alley en 2003 y que adquirió por sólo 1’15 millones de dólares. Desde entonces se ha dedicado a mantener, preservar y restaurar algunas partes de la casa para que no perdiera su encanto original y revalorizar la finca.

La casa mantiene entonces una decoración exquisita con trabajos en madera tallados a mano, rosetones, murales pintados, molduras doradas y chimeneas decoradas. La misma Kristie Alley ha puesto todo su empeño en mantener el mosaico de azulejos que hay en un par de baños. En uno de los baños se muestras escenas de la vida marina bajo el agua, medusas y otras especies, mientras que en el otro se basa en un jardín tropical con flores.

La mansión, situada cerca de Griffith Park, uno de los parques más majestuosos de la Sierra de Santa Mónica en Los Ángeles, dispone de seis dormitorios, cinco baños y dos medios baños. Además la propiedad cuenta con una piscina, una casita al lado y un jardín enorme, con árboles, arroyos, grutas y estanques.

Pero una de las particularidades que hacen original esta mansión es una jaula lémures de cola anillada. Alley adquirió y cuidó (bueno, lo hizo su cuidador personal) estos simpáticos animales (un total de 12) durante su estancia, pero ahora también los ha vendido formando un pack con la mansión.

Cabe destacar que Kristie Alley también tiene una casa en una isla frente a la costa de Maine, y una mansión frente al mar y varias otras casas en Clearwater, Florida.