Durante la pandemia, se ha experimentado un incremento del 30% en la demanda de viviendas con eficiencia energética, según datos del Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España. Pero, ¿sabemos en qué consiste y cuáles son las características de este tipo de vivienda?

“Una vivienda con un mal aislamiento término es una vivienda costosa de mantener y conseguir una temperatura agradable las 24 horas del día a lo largo de un periodo de tiempo resulta prohibitivo”, explica Lola Alcover, secretaria del Consejo General de los Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España.

Indica también que una vivienda con mal aislamiento acústico “siempre es incómoda y molesta y se puede tornar muy difícil de soportar el permanecer en ella durante días y días de manera ininterrumpida”.

Este aumento en la demanda de este tipo de viviendas se debe, para el CGCOAPI, a una creciente conciencia energética, aun con una velocidad inferior a la deseable. Los confinamientos domiciliarios y los cambios en los hábitos han venido a fijar la atención con mayor intensidad en nuestras viviendas, en lo que nos dan, y en lo mejor que nos podrían, o deberían, darnos. “Y no solo en lo energético (con su repercusión en la economía doméstica), sino también en otros aspectos que definen la amabilidad habitacional de nuestras casas”.

¿Cómo debe ser una vivienda con eficiencia energética?

La secretaria de CGCOAPI nos comenta que una vivienda, o cualquier tipología de edificio, resulta más eficiente energéticamente cuando, en el día a día, facilita a sus usuarios unas condiciones de habitabilidad adecuadas a un menor coste energético.

viviendas con eficiencia energética

Ha de entenderse que dichas condiciones de habitabilidad son las normales, las recomendadas. Nada tendrá que ver con la eficiencia de una vivienda una elevada factura energética porque sus ocupantes quieren estar, por ejemplo, en invierno en manga corta, a 25 grados, y con las ventanas permanentemente abiertas.

Según la experta, se denomina vivienda eficiente, energéticamente hablando, a los inmuebles que consumen una relativa baja cantidad de energía externa para cumplir las exigencias normales de habitabilidad de sus ocupantes. Algo que toma conciencia en los usuarios y, que, según diversos expertos, es tendencia actual y lo va a ser más en un futuro inmediato. Así son las viviendas con eficiencia energética.

¿Qué características debe tener una vivienda con eficiencia energética?

La mayor o menor eficiencia de una vivienda viene definida básicamente por dos parámetros a vigilar:

  • Cuanta energía se desperdicia a través de la envolvente (la piel) del edificio.

Según Lola Alcover, un piso con solo una fachada al exterior disipará menos proporción de calor en invierno que otro comparable pero con más fachada, por estar en esquina. Unas ventanas con cristal sencillo, hojas correderas, y sin persianas aislantes y toldos a poniente, harán entrar desde el exterior mucho más calor en verano que las contrarias (siempre, claro está, que se cierren las hojas, bajen las persianas, y se extiendan los toldos en las horas centrales del día).

  • Cómo de eficientes son los equipos tecnológicos encargados de facilitar calor en invierno, frío en verano, y agua caliente sanitaria.

Las placas solares son los elementos “estrella”. Aparte, por ejemplo, una caldera de alta eficiencia energética otorga a la vivienda a la que le da calor en radiadores y el agua de las duchas una mejor calificación energética que las -aun existentes hoy- calderas de carbón o madera (por mucho que su usuario sea propietario de una finca forestal cuyas podas le resulten “gratis”).

viviendas con eficiencia energética

La experta destaca que, desde el punto de vista de la legislación aplicable en la materia, aparte de los ya citados equipos, el resto de los electrodomésticos habituales (que también cuentan con sus individuales etiquetas energéticas) no computan en la eficiencia de la vivienda. Pues su mayor o menor uso depende de los hábitos de sus propietarios (que deciden si comen de “para llevar” regularmente, o cocinan; y si utilizan lavanderías para su ropa, o no).

Qué debemos hacer para ser más eficientes energéticamente

A la hora de analizar cuál es la situación de España sobre viviendas con eficiencia energética comparada con otros países, Lola Alcover responde que en Europa central y norte existe una larga tradición de vivienda energéticamente eficiente, incluso previa a la propia expresión y a su regulación normativa. “La Etiqueta Energética constituye una herramienta de ayuda fundamental, cuando aquí se ha venido percibiendo hasta hace poco como un trámite engorroso, como “un gasto más”.

Cree que es importante, en nuestro país, una posible evolución diferenciada entre el norte y las mesetas, por una parte, y el sur y el levante por otra, donde el principal problema de la vivienda es el calor del verano. “Son importantes ciertos rasgos de nuestra tradición en la edificación mediterránea y andaluza (el encalado de fachadas que refleja el calor solar, sin ir más lejos, y otros muchos). Debemos conservar y valorar estas características de nuestras edificaciones que, replicadas y perfeccionadas por nuestros mayores durante generaciones, respondían a los criterios y necesidades que comentamos sin saber que recibirían, hoy, el nombre de eficiencia energética de los edificios”.