Es un año con muchas fluctuaciones, las consecuencias de la guerra y de la inflación se notan en todos los sectores, aún así el inmobiliario se mantiene fuerte con subidas en las operaciones de compraventa importantes. Estos son los factores que marcarán la vivienda a final de año.

Subida de precios

La gran parte de los inmobiliarios creen que , mientras sigan subiendo tanto los tipos de interés como la inflación, también lo harán los precios de las viviendas. Y es que la inflación ha disparado los gastos domésticos básicos y la del Euríbor ha reducido la capacidad de compra de las familias.

La red inmobiliaria nacional donpiso prevé que el aumento sostenido del precio de la vivienda registrado los últimos años se va a ralentizar y este año se cerrará con un alza interanual de alrededor del 5% y una subida de otro 3% el año que viene.

Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso, indica que “el precio de la vivienda es muy inelástico porque los vendedores son muy reacios a bajarlo”. “De hecho, en el 2008, con el colapso del mercado inmobiliario tras el estallido de la burbuja, tardaron dos años en empezar a bajar”, indica el experto.

Si los alquileres habían bajado durante los años 2020 y 2021, ahora también suben sus precios, aunque no de manera igual, pero cada vez resulta más complicado alquilar piso especialmente en las grandes ciudades. De hecho, los últimos datos de idealista dan a conocer que el precio medio del alquiler en España alcanza los 11,3 euros/m2 al mes, con un incremento del 5,6% interanual en julio, lo que supone la mayor subida registrada en lo que va de año, y también la más destacada del periodo poscovid.

La compra de segunda residencia bajará en el tercer trimestre

El XI edición del Barómetro Inmobiliario – ‘El sentimiento de mercado de los profesionales inmobiliarios, un estudio realizado por UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios), y su área de desarrollo profesional, SIRA, dan a conocer que el 42 % de los agentes inmobiliarios en España cree que aumentará la cifra de compradores nacionales de segunda residencia durante este verano (de julio a septiembre), pero registraría menos compradores españoles respecto a las cifras cosechadas en el primer trimestre de 2022.

De hecho, los inmobiliarios españoles vaticinan que el cierre de operaciones de segunda residencia por parte de los compradores nacionales perderá fuerza durante el tercer trimestre de este año.

Los factores que marcarán la vivienda durante final de año

Los inversores se mantienen

Aunque la situación económica es delicada en toda Europa, los agentes del sector creen que los inversores de vivienda seguirán. Si bien hay menos casas dentro de un mercado al que, además de familias y fondos, también están acudiendo los pequeños ahorradores. Desde donpiso se descarta que los inversores tengan un impacto en los precios de la vivienda. “Antes los inversores especulaban, pero ahora aportan un valor mediante mejoras y reformas en el inmueble. Este interés anima la salida al mercado de nuevos inmuebles”, asegura Bermúdez.

Por su parte, la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), asegura que “algunos inversores que tienen liquidez en entidades financieras se decantan por comprar vivienda y alquilarla, para evitar que su dinero pierda valor debido a la inflación”. El hecho de que la demanda de alquiler sea muy elevada provocará que se trate de un activo refugio y su rentabilidad se sitúe en torno a 6%.

Los factores que marcarán la vivienda durante final de año

Las inversiones se realizan especialmente en mercados de costa y en las grandes ciudades. Por ejemplo,  desde CBRE apuntan que Barcelona bate su récord histórico de inversión inmobiliaria. La ciudad ha cerrado el primer semestre con una inversión de 2.005 millones de euros, lo que representa un incremento del 23% en comparación con el mismo periodo del año pasado y se sitúa por encima de los registros de 2019 (1.085 millones de euros) y 2007 (1.568 millones). Ahora bien, pese a las buenas cifras registradas en el primer semestre, CBRE prevé una moderación de la inversión en el segundo semestre por la situación macroeconómica.

Hipotecas más encarecidas

El interés aplicado a las nuevas hipotecas a particulares para la compra de vivienda en la eurozona, según el indicador compuesto del Banco Central Europeo (BCE), alcanzó en junio el 1,94%, lo que supone una subida mensual de 16 puntos básicos respecto del 1,78% de mayo y el mayor coste desde junio de 2016, según Europa Press.

Por esto los expertos creen que seguirá subiendo a final de año, y de hecho, los bancos en España ya están poniendo medidas algo más restrictivas desde el tercer trimestre del año.