Con frecuencia hablamos de la dificultad que tiene la gran mayoría de la población joven para acceder a una vivienda. Sin embargo, existe un grupo reducido de ellos que por su alto nivel adquisitivo están revolucionando el mercado de viviendas de alto standing. Se trata de los millenials cuya edad se encuentra entre los 25 y 35 años. Un grupo que busca viviendas que cumplan con los estándares más exigentes de sostenibilidad y eficiencia energética entre otros atributos.

Un segmento reducido pero exclusivo

Este grupo de población comprende jóvenes con un alto nivel adquisitivo y, según Álvaro Martínez, director de Barnes Madrid, es un segmento que «la industria inmobiliaria de lujo tiene muy presente» porque representarán una gran cuota de mercado en los próximos años”. Por otro lado, el experto insiste en que conocen bien «cuáles son los aspectos que más valoran los inversores millennials«. Y es que hoy en día, se calcula que más del 70% de este segmento de población tiene previsto invertir en la compra de una vivienda. De ellos, cerca del 88% usará la vivienda adquirida como residencia habitual.

¿Qué tipo de vivienda buscan?

En este sentido, se puede concluir que este grupo de población está buscando realizar inversiones a largo plazo, al igual que el resto de población a esta edad. Álvaro Martínez, explica que “este tipo de compradores apuesta por viviendas tipo apartamentos, normalmente áticos, ubicados en los barrios más exclusivos de la capital». Así barrios como «Chamberí, Salamanca o Chamartín”, son los más demandados, añade Martínez.
Por otro lado, este tipo de compradores quiere encontrar viviendas que «cuenten con varias estancias multifuncionales que puedan ser destinadas a usos tan variados como habitaciones, zona de despacho o vestidor”, afirma el director de Barnes Madrid. Y es que los millenials es precisamente una generación especialmente tecnológica y conectada por lo que el uso y disfrute de espacios híbridos suele ser una de sus prioridades.

Una generación muy concienciada

Además de tecnológica, «esta es una generación que otorga una gran importancia a cuestiones relacionadas con los valores sociales y éticos» explican desde la inmobiliaria de lujo. Así pues aspectos como la sostenibilidad o la eficiencia energética son fundamentales a la hora de elegir una vivienda. Esto se traduce también en cuestiones como la orientación del inmueble, para aprovechar la luz natural y con ello aumentar el confort térmico y energético en la vivienda. También aspectos como la existencia de espacios abiertos dentro del inmueble, ya sea terrazas como balcones con buenas dimensiones son altamente apreciados.