Desde que empezó la pandemia, el alquiler en España ha visto reducir su precio de forma significativa. Así lo establecen diversos estudios, si bien para 2022 podría haber una ligera subida por el aumento del IPC. Veamos cómo está el sector y qué se augura en el alquiler en España para el año que viene.

Precios a la baja

El mes de noviembre ha cerrado con una caída interanual del precio del alquiler en España del 5,9% hasta establecerse en 10,5 euros/m2/mes, según el último informe de precios publicado por idealista. Si se analizan las capitales, vemos como durante el último año, solo siete capitales han experimentado caídas en el precio de la vivienda en alquiler. Los decrementos más pronunciados son los de Ourense, donde las rentas han caído un 7,9%, seguida de Madrid (-4,9%), León (-4%), Granada (-3,2%), Salamanca (-2,4%), Jaén (-1,9%) y Barcelona (-1,7%).

Radiografía del alquiler en España en 2021

En el lado contrario, Pontevedra es la capital en la que más ha crecido el precio del alquiler durante el último año (10,5%), seguida de Zamora (8,2%), Albacete (8,1%), Huelva (6,7%) y Santa Cruz de Tenerife (6,6%).

Frente a las caídas de Madrid o Barcelona, son varias las grandes ciudades que cuentan con rentas superiores a las registradas en noviembre del año pasado: Valencia (2,2%), Zaragoza (1,6%), Bilbao (1,5%), Palma (1,3%) y Málaga (0,2%). En Sevilla, los alquileres no han registrado variaciones en el último año.

Dónde están los alquileres más altos

Como ya es habitual, hay determinadas ciudades que siempre tienen los precios de los arrendamientos altos. Es el caso de San Sebastián, con un precio de 15,8 euros/m2/mes. Le siguen Barcelona (15 euros/m2/mes), Madrid (14,6 euros/m2/mes), Bilbao (12,7 euros/m2/mes) y Palma (11,5 euros/m2/mes). Zamora, por el contrario, es la capital más económica de España con 5,4 euros/m2/mes.

Un sector marcado por la nueva ley de la vivienda

La nueva Ley de Vivienda supondrá un gran cambio para el sector inmobiliario español. Y especialmente en el alquiler, porque la norma destaca por las limitaciones en los precios del alquiler en zonas tensionadas. “Legislar tomando medidas asimétricas que perjudican a una de las partes son la base para una mala situación de partida en un momento crucial desde la perspectiva social y económica” afirma Vicenç Hernández Reche, CEO de Tecnotramit.

¿Cómo es el perfil del inquilino en 2021?

Datos de Alquiler Seguro dan a conocer que el Perfil del Inquilino 2021 presenta a un varón treintañero, de nacionalidad española, soltero, con contrato indefinido y con un sueldo medio de 1.200 euros al mes. Otros datos son que el número medio de inquilinos por contrato es de dos y que los contratos con 3 y 4 inquilinos han aumentado considerablemente.

Radiografía del alquiler en España en 2021

Un 26,69% de los inquilinos tiene un contrato indefinido, con una antigüedad laboral de menos de un año, trabajando la mayoría en el sector servicios. En general, el inquilino necesita 31 días para encontrar piso y lo hace mayoritariamente a través del móvil, visitando más de 3 inmuebles hasta decidirse. Mientras que se da a conocer que el tiempo medio de estancia del inquilino en el mismo inmueble es de dos años y medio.

Qué demandan los arrendatarios

El mismo informe señala que la demanda más frecuente de los arrendatarios es: un piso de 3 dormitorios de hasta 950€, en Barcelona, 900€ en Madrid, 800€ en Vizcaya, 700€ en Álava, 700€ en Málaga, 650€ en Sevilla, 600€ en Valencia, 550€ en Alicante y 550€ en Murcia.

La tipología de vivienda que más se demanda tiene un mayor tamaño que en años anteriores, llegando a los 3 dormitorios, y que los balcones, terrazas y espacios abiertos suman puntos. De igual modo, el tanto por ciento de inquilinos por contrato se ha incrementado notablemente en la ratio de 3 y 4 inquilinos, es decir, que más inquilinos deciden compartir piso.

¿Precios más altos en 2022 por el IPC?

El portal idealista recoge que los precios del alquiler subirán un 5% en 2022, según la previsión actual que maneja la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA). Esto se debe a dos factores: la futura Ley de Vivienda y de la revisión anual de los contratos de acuerdo al IPC.

ANA considera que el incremento de los precios del alquiler responderá al impacto de la normativa para los propietarios, incluidos los particulares, como un aumento de la fiscalidad a los pequeños arrendadores, al alargamiento de los periodos de arrendamiento o por la congelación de las rentas para los arrendadores personas físicas.