Este año 2021 cerrará de forma positiva en cuanto al número de transacciones de compraventa en España. Así lo ha dado a conocer el informe Living: retos y claves de un sector en auge, de CBRE, donde se ofrece diversidad de datos sobre movimientos, demandas e inversiones en este mercado.

En general, los datos de CBRE apuntan a que en el primer semestre de 2021 se vendieron 319.000 viviendas, lo que supone un incremento del 64% respecto al mismo periodo de 2020 y un 11% más si se compara con el primer semestre de 2019. Se prevé así un aumento del 21% en el número total de transacciones al finalizar el año 2021 (592.000 viviendas) y mayor impacto en la segunda mano que en obra nueva y en determinadas ubicaciones.

Se prevé un aumento del 21% en el número total de transacciones de compraventa en 2021

Javier Kindelan, vicepresidente de CBRE España y Samuel Población, director nacional Residencial y Suelo de CBRE España han analizado este sector, remarcando que en este año se ha producido una aceleración de la demanda de vivienda. Sitúan el balance de los 12 últimos meses (3er trimestre de 2020 y segundo trimestre de 2021) en 611.465 viviendas vendidas, “lo que se sitúa en niveles no vistos desde 2008”.

Transacciones por regiones

Los expertos señalan que las transacciones de viviendas tienen un comportamiento asimétrico por regiones. Así, el 24% de las transacciones de vivienda (segunda mano y nuevas) durante el 2021 se concentra en Madrid y Barcelona, seguido de las provincias de Valencia (6%), Alicante (6%), Málaga (5%) y Sevilla (4%).

Las provincias con mayor peso de compra de vivienda por extranjeros durante el último trimestre, según Registradores de España, han sido Islas Baleares (34%), Alicante (33%), Santa Cruz de Tenerife (28%) y Málaga (27%).

¿Quién compra obra nueva?

Si bien las transacciones son siempre más notables en viviendas de segunda mano, el informe de CBRE indica que la obra nueva supone el 10% del total (33.000 viviendas).

Según Samuel Población, los perfiles del comprador de obra nueva no varían respecto a otros años, con un 60% de compradores hombres, de edades entre los 30-40 y 50 años, “donde el  comprador extranjero se está incrementando más, además de perfiles parejas con hijos que adquieren especialmente primera residencia, y luego segunda residencia”.

Se prevé un aumento del 21% en el número total de transacciones de compraventa en 2021

Los precios más demandados en la compra son de 100 y 150.000 euros, “es una media porque en capitales el precio es muy superior”. Los expertos también apuntan a ese cambio de tendencias en la demanda de casas “con preferencia de viviendas superiores, con una mayor eficiencia energética, zonas para teletrabajo, y comunes amplias, con terrazas, y mayor importancia de los amenities, “el reto es satisfacer a la demanda de obra nueva porque predomina siempre segunda mano en cuanto al gran grueso de transacciones de compraventa”.

Aumento en la previsión de viviendas terminadas

Según CBRE, se ha producido un aumento en la previsión de viviendas terminadas. Durante el primer semestre de 2021, se han finalizado más de 45.400 viviendas frente a las 37.600 del mismo período del 2020 (+21%). “Estos volúmenes de viviendas terminadas continúan siendo muy moderados comparados con el ciclo anterior, si bien es un indicativo de una oferta más saludable y acorde a la absorción de la demanda, representando un promedio de 61.000 viviendas terminadas entre 2013 y 2020”, explica Samuel Población.

Además se establece que que existe “muy poco stock de vivienda nueva en grandes capitales como Madrid y Barcelona. La demanda de obra nueva es muy superior a la oferta y no se prevén grandes crecimientos en la oferta debido a la limitada capacidad productiva, tanto por la vía de disponibilidad de suelo como de mano de obra”.

Previsiones para 2022

Javier Kindelan, vicepresidente de CBRE España, tiene claro que este 2021 va a ser más positivo que 2020. Respecto a 2022, factores como el crecimiento del PIB en España del 5,5% para el año viene, una tasa de desempleo cada vez mejor, o los fondos europeos Next Generation prevén un aumento de transacciones en compraventa.

Ahora bien, los expertos apuntan que hay algunos retos e incertidumbres como el impacto de la inflación o los problemas de producción, “las tensiones en las cadenas de suministros y la escasez de la mano de obra empiezan a limitar la actividad de las empresas de construcción de la eurozona”.