Sociedad de Tasación ha presentado un informe donde se analiza cómo ha sido el 2021 para el sector inmobiliario en España y los principales retos a los que se enfrenta de cara a 2022. Una de las conclusiones más destacadas es que la vivienda nueva lidera el interés de la demanda, ya lo hizo el pasado año y parece que también será en este.

El consejero delegado de Sociedad de Tasación, Juan Fernández-Aceytuno, ha dado a conocer cuáles son los principales estímulos y riesgos del sector inmobiliario.

Para el organismo, la recuperación económica llegará en 2022 si se confirman diversos ítems como puede ser la mejora del consumo y ahorro de hogares, menor impacto de Covid, el mercado laboral y la descongestión en las cadenas de suministros. Mientras que los riesgos son la inflación, el nivel de endeudamiento y déficit, la digestión de los ICO, las moratorias de la Ley Concursal, el fin de los ERTEs y EREs, y posibles nuevas variantes de la Covid-19.

La importancia de la vivienda nueva

En los últimos doce meses, los datos del INE dan a conocer que hay crecimientos en demandas y precios, tanto en vivienda nueva como usada, “si bien la nueva crece de forma más acelerada que la usada en estos últimos meses”.

En cuanto a los precios, Juan Fernández-Aceytuno explica que hay un cambio de tendencia pues en 2015 empieza  a crecer el precio de la vivienda, si bien es en los últimos cuando crece bastante en la vivienda nueva, “los factores de ellos son la demanda, las ventajas al contar con espacios más amplios, la oferta insuficiente de éstas, la falta de obra cualificada y los costes de construcción de materias primas. No hay más, o se reduce el margen del promotor o repercute en el precio”. Si bien expone que la limitación en España para el crecimiento en el precio de la vivienda son los salarios. Especifica que la vivienda nueva liderará el interés de la demanda.

Tendencias y retos del sector en 2022: la vivienda nueva lidera el interés de la demanda

Nuevas demandas de los usuarios

Ya hemos visto como, desde la pandemia, las demandas de los usuarios han cambiado. Desde Sociedad de Tasación y como tendencia mundial, hablan de un 3 en 1, “hay una demanda de vivienda que busca tres usos: primera residencia, oficina y segunda residencia, así tienes una única inversión con un mismo precio”.

Este tipo de demanda está teniendo lugar en las zonas de las costas e islas, como Palma de Mallorca, Málaga, Valencia o Barcelona… “y no solo para en España se demanda más este tipo de espacios”. De todas formas indican que es una tendencia pendular, “es idílico pero depende de muchas circunstancias para familias con hijos  es algo complicado, así que el perfil de este 3 en 1 es para personas más jóvenes o bien más mayor”. Según sus responsables, iremos hacia un formato híbrido, una especie de vivienda y media, donde el 3 en 1 se usa unos meses al año pero no prescindiremos de nuestra casa original. Será una segunda vivienda donde trabajar o disfrutar más del ocio.

Asincronía entre vivienda nueva y usada

El precio de la vivienda nueva sube sin necesidad de un aumento significativo en el volumen de compraventas, posiblemente porque existe una oferta limitada de obra nueva y una demanda acelerada de la misma, que provoca que todo lo que se construye se vende con rapidez.

Tendencias y retos del sector en 2022: la vivienda nueva lidera el interés de la demanda

Mercado hipotecario

La actividad ya tiene cifras parecidas a 2019. Los tipos de interés alcanzan mínimos históricos actuando como estímulo para la demanda. Las transacciones de vivienda continúan por encima del número de hipotecas concedidas

Accesibilidad a la vivienda

Es el gran reto. Una persona en España con salario medio, y una vez deducido el ahorro inicial del 20% del precio de venta necesario, no podría acceder a una vivienda en Baleares, Madrid y Cataluña sin endeudarse más de lo razonable.

Ello es especialmente importante para los jóvenes que, por temas de salario, no pueden acceder a la compra de una vivienda. De todas formas, desde este informe se analiza que muchos jóvenes no quieren comprar “no porque no lleguen en precio, que también, sino porque consideran que no es prioritario, no quieren atarse, no quieren prescindir de mayor movilidad laboral, así el alquiler despunta en estos y próximos años”. Según Juan Fernández-Aceytuno, esto va a tener impacto en el mercado, como un freno de precios y es una tendencia que veremos y analizaremos en próximos años.