En Berrien Springs (Michigan), Casssius Clay, conocido como Muhammad Alí, vivió, junto con su esposa, en una mansión de más de 32 hectáreas, durante gran parte de su retiro. Ahora la mansión del legendario boxeador se ha vendido por 2’5 millones de dólares a la Fundación Turken, una fundación turca establecida en EEUU desde hace pocos años y que busca la integración de estudiantes musulmanes en EEUU proporcionándoles “viviendas seguras, de apoyo y culturalmente apropiadas”.

La mansión fue puesta en el mercado por Lonnie Alí, la viuda de la leyenda del deporte americano, en julio por más de 2’8 millones de dólares. Finalmente el 21 de diciembre cerró el acuerdo con Turken pero a un precio menor. Esta propiedad situada en Michigan fue donde el campeón y su mujer pasaron los veranos y una gran parte de su retiro.

La propiedad cuenta con tres dormitorios, dos baños completos y una piscina. Con más de 100 años de antigüedad, esta casa perteneció anteriormente al teniente Louis Campagna de Al Capone.

En la casa también podemos encontrar una cocina al aire libre, garajes con clima controlado, dos graneros, una cancha de baloncesto y una oficina. Naturalmente, la propiedad no estaría completa sin su propio gimnasio independiente con, por supuesto, un ring de boxeo, una sala de vapor, una sala de masajes y un spa con hidromasaje. Los interiores son cómodos y la decoración es discreta, con mucha madera, pisos de baldosas y alfombras cálidas. El hogar de Muhammad Alí podía llegar a albergar hasta 500 huéspedes.