A partir de este junio, entra en vigor la nueva factura de la luz, que se aplicará a un total de 10,7 millones de casas en España. Según UCI, solo es aplicable a aquellas viviendas acogidas a la tarifa regulada, también conocida como PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor). Por el contrario, no afectará a aquellos con una tarifa eléctrica de precios libres. Esta nueva factura de la luz afecta y preocupa a inquilinos y propietarios, por esto queremos saber cómo podemos ahorrar luz en casa.

El objetivo de esta novedad es incentivar el consumo eléctrico en horas de menor demanda, como son las noches y fines de semana. Con esto se pretende evitar así la saturación de las infraestructuras y posibles inversiones futuras en las mismas, que el consumidor terminaría pagando.

Pero, y según asegura UCI; si no establecemos cambios en casa, la nueva tarifa puede suponer un incremento del 10% en la factura, es decir, entre 58 y 80 euros más al año.

Hacer lavadoras, secadoras y otros en la franja valle

La nueva tarifa de la luz va por tramos horarios, y en función de ello, hay un precio u otro. El más caro es el tramo punta, que va desde las 10h a las 14h, y entre las 18h y las 22h, que es cuando menos están en casa la mayor parte de personas a diario si trabajan fuera.

El tramo llano tiene un precio intermedio de horas que va de las 8h a las 10h y de las 14h a las 18h, y de 22h a 24h. Mientras que el tramo Valle, el más económico de todos, va de las 24h a 8 de la mañana y todas las horas de fines de semana y festivos nacionales.

Por esto los expertos recomiendan poner lavadoras en las horas valle, pero especialmente el fin de semana para no molestar a los vecinos de 24 a 8 de la mañana, horas donde una mayor parte de la población está descansando.

Cómo ahorrar en casa con la nueva factura de la luz

Contar con programadores en nuestros aparatos eléctricos

Según Tuandco.com, con los programadores hacemos que estos funcionen durante las horas económicas. Gran parte de los electrodomésticos más baratos disponen de inicio en diferido para puedan programarlos justo cuando empieza la tarifa valle. Si no dispones de este tipo de electrodomésticos puedes incluir enchufes programables.

Dentro de estos sistemas destacamos los analizadores de consumo. Un aparato que se conecta a la entrada de tu red eléctrica y te especifica el consumo real de cada momento en su pantalla. Así si están usando un consumo alto, lo puedes regular.

Este tipo de aparatos permite ser consciente del gasto que realizas en casa en electricidad en cada momento. Un ejemplo es Efimarket, el monitor de energía EFERGY E-Max 7.9″ LCD Color + Transmisor (Monofasico 90A) con pantalla LCD de 7.9 pulgadas y botones táctiles. Permite comprobar el consumo de electricidad de tu hogar o negocio en tiempo real.

Revisar la potencia contratada

UCI recomienda revisar la potencia contratada y fijarla en función de la necesidad real, pues  muchos consumidores pagan un coste por una potencia que realmente no necesitan. Para saber la potencia que cada hogar necesita, hay que tener en cuenta los electrodomésticos que más usa. Entre los de más consumo energético: la calefacción eléctrica (1.000 – 2.000W), el horno (1.200 – 2.200W), el lavavajillas (2.200W) y la lavadora (1.500 W) ·

Apagar el standby

Muchas veces tenemos aparatos electrónicos en casa en modo standby cuando no los estamos usando. Y esto gasta electricidad de forma innecesaria. De manera que lo mejor es desenchufar todo aquello que no usemos.

¿Qué hacer con el horno o la cocina eléctrica?

Es factible tener alguna comida preparada y usar solo la energía necesaria para calentarla. Es una recomendación de la OCU, pues así podemos aprovechar los fines de semana gracias a su horario valle, y aprovechar durante las 24 horas del sábado y el domingo para cocinar algunos platos que se puedan tomar a lo largo de la semana.

Cómo ahorrar en casa con la nueva factura de la luz

Otras maneras de ahorrar luz

  • Apostar por la entrada de luz natural lo máximo posible para iluminar una vivienda.
  • No dejar las luces encendidas sin necesidad.
  • No tener muchos puntos de luz en una estancia.
  • Usar bombillas LED que consumen menos.