Dependiendo de dónde esté situada nuestra casa (cerca de lugares húmedos) y por el paso del tiempo, es normal que haya determinadas manchas que deben ser reparadas. Para quitar el moho de las paredes hay determinados productos y remedios caseros que funcionan. Aunque lo ideal es tener la casa bien alejada de la humedad, algo que no siempre es posible.

Las manchas en las paredes pueden aparecer por muchas razones. Sea por humedad o condensación de nuestra casa, por la casa de los vecinos y especialmente cuando tenemos un jardín en la vivienda o éste se sitúa en el piso de arriba. En este caso, hay que plantearse de quién es el problema para poner soluciones. Normalmente es el seguro de la comunidad de vecinos quien debe reparar y pagar el daño, especialmente si las manchas aparecen por culpa de un tercero.

Además hay que remarcar que el moho es un hongo que se suele desarrollar en lugares húmedos y oscuros. Aparece en forma de manchas negras o verdosas en la pared, y puede ser perjudicial para nuestra salud al provocar problemas respiratorios y alérgicos.

Solucionar el origen

Antes de quitar la humedad y moho de las paredes, como hemos remarcado antes, desde Hogarmanía aconsejan detectar y solucionar el origen de la humedad para que el moho no vuelva a surgir. De nada sirve sanear la zona sin solucionar el problema.

Cómo quitar el moho de las paredes: productos y remedios caseros

Las razones del por qué surge se debe a diversos motivos: humedad por filtración, humedad por condensación o humedad por capilaridad. Una vez identificado el tipo de humedad y eliminada de raíz, sanearemos la zona.

Con productos absorbehumedades y productos antimoho

Leroy Merlin aconseja utilizar productos absorbehumedades. Incorporan unas sales en forma de gránulos que además de absorber el exceso de humedad en el espacio eliminan malos olores. Una de las acciones es raspar con la ayuda de una espátula para desprender el yeso en mal estado, luego se aplica un plaste antihumedad para reparar los desperfectos extendiendo previamente una imprimación fijadora.

Si el moho se ha producido por una filtración, el mejor producto antimoho es una pintura antihumedad. Este tipo de pinturas plásticas pueden emplearse incluso sobre soportes que no estén absolutamente secos.

Cómo quitar el moho de las paredes: productos y remedios caseros

Si la humedad que ha generado el hongo tiene su origen en la condensación, como suele ocurrir en techos de cuartos de baño y cocina o sótanos, lo recomendable es optar por una pintura antimoho, que es de color blanco. Camufla las manchas y además evita que el moho vuelva a salir.

Quitar el moho con amoníaco

Podemos realizar una mezcla de agua y amoníaco. Aplicamos la solución sobre la mancha en la pared, dejamos actuar sobre 10 minutos, luego aclaramos con agua, secamos la zona y veremos cómo el moho, si bien debe ser de pequeñas dimensiones, entonces desaparece.

Cómo quitar el moho de las paredes con vinagre

Hay más soluciones para erradicar este problema. Es el caso de usar el vinagre blanco porque es un material que sirve para acabar con las manchas más complicadas en casa. Además es un antifúngico que puede acabar con determinados tipos de moho.

Basta con aplicarlo en la zona, los dejamos actuar varios minutos, fregamos con un paño o cepillo, y luego enjugamos con agua y jabón y secamos la zona.

Acabar con el moho en las paredes con bicarbonato

A la hora de pensar en soluciones efectivas para quitar el moho de las paredes interiores, el  bicarbonato de sodio es un ingrediente natural que resulta útil para las manchas de suciedad de diversos rincones de la casa.

Mezclamos bicarbonato de sodio con agua y luego lo aplicaremos sobre la pared con esta humedad. Lo podemos hacer con un cepillo para poder frotar sobre la pared, lo dejaremos actuar y luego aclaramos con un trapo con agua.

Cómo quitar el moho de las paredes: productos y remedios caseros

Con lejía

En Humitat-Stop, explican que hay que destruir el moho, pulverizando con un antimoho todas las paredes y techos afectados, utilizando por ejemplo una mezcla de 4 partes de agua y una de lejía, y volver a realizar la operación al cabo de un par de días.

Hay que esperar unos días para recoger el moho con un trapo, evitando el uso de un cepillo, que dejaría en el aire las esporas y depositaría el moho en otra parte. También eliminar las humedades que lo han causado, pues sino se volverá a reproducir.