Si hay una palabra que recientemente ha unido educación, decoración y niños es Montessori. Los métodos que esta reconocida educadora italiana desarrolló entre finales del siglo XIX i principios del XX son tendencia a la hora de inspirar a padres y madres a la hora de crear espacios para sus hijos.

Un espacio educativo para los niños

Una zona perfecta donde basar este método son los rincones de lectura. Si reservas una habitación del piso para que los niños lean cuentos a sus anchas, te irá bien leer este artículo. Te contamos cómo crear un rincón de lectura Montessori en tu casa.

Colócalo todo a la altura de los niños

Esto les ayudará a ganar libertad y poder hacer y deshacer sin depender de nadie. La mejor opción son las pequeñas estanterías o las cajoneras de cubos, perfectas para guardar libros u objetos con los que jugar. La responsabilidad viene después, cuando los peques deban devolver cada cosa a su sitio.

Mini muebles y pufs

Si quieres transmitir a los peques de la casa el amor por los libros deben sentirse cómodos disfrutando de ellos. Tener juegos pequeños de sillas o mesas, poner pufs por el suelo o cojines les permitirá deleitarse con las lecturas.

Pon las portadas a la vista

Colocar los libros de tal manera que se deban identificar por los lomos no es una buena idea. Los niños se verán obligados a elegir al azar, más si aún no han aprendido a leer. Siempre será mejor ordenarlos en filas de uno o dos, con las portadas hacia fuera. Así serán ellos quien elijan la siguiente víctima.

¡Viva el color!

En un espacio Montessori no pueden faltarle los tonos alegres. Decora el espacio con una estética atractiva para que los más peques se vean atrapados por ella. La combinación de las paredes blancas, la madera y los muebles de colores triunfarán seguro.