Los regalos de navidad, las celebraciones familiares, la decoración en casa… Según el estudio de consumo navideño que elabora Deloitte anualmente, los españoles nos vamos a gastar en estas fiestas una media de 601 euros, un 2,7% más respecto al año pasado. Y es que es evidente que todos queremos disfrutar de unas muy buenas navidades y ofrecer lo mejor a nuestros queridos. Pero para poder salir airoso de una de las épocas más consumistas de todo el año y no dejarse caer en los excesos hay que saber pensar con la cabeza. Ante todo, ser realista con nuestras limitaciones y no gastar más de lo que tenemos.

Estrategia de compra

El estudio publicado por Deloitte muestra a la mayoría de los consumidores españoles optimistas y es que el 73.7% considera que la situación económica del país es estable o ha mejorado durante 2018. Una idea generalizada que nos convierte actualmente en el segundo país europeo con mayor intención de gasto para estas fiestas, detrás de Reino Unido. Regalos, comida, viajes y ocio son las cuatro áreas principales de consumo navideño.

Dentro de nuestro presupuesto, si algo está claro es que a las familias españolas nos gusta regalar. Ropa, zapatos, dinero, libros y viajes son los presentes más deseados, tanto para ellos como para ellas. Pero para que los excesos de diciembre no se vuelvan en una sobrecarga en la cuesta de enero hay que saberse marcar una buena estrategia de compra basado en el control, la eficiencia y planificación.

Tómate tu tiempo

La compra impulsiva es el gran aliado del consumismo. Si quieres disfrutar de unas buenas navidades sin quemar la tarjeta de crédito necesitas una buena planificación. Lo más recomendable es confeccionar una lista de la compra tanto de alimentación, de regalos, como de adornos, y tomarse tiempo para buscar y comparar antes de comprar. Sin embargo, nunca se debe dejar este trabajo para última hora. Ten en cuenta que cuanto más se apure, más probable será que el producto esté agotado y más difícil será encontrar un buen precio.  Eso sí, depende de que productos. Tal y como explica La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) “en el caso de los juguetes es una excepción que confirma la regla. Por más que comparamosapenas encontramos diferencia de precio entre tiendas.” Así que en este caso no merece la pena recorrerse toda la ciudad para encontrar el precio más barato.

En el caso de los juguetes es una excepción que confirma la regla. Por más que comparamosapenas encontramos diferencia de precio entre tiendas.”

 

No todos los chollos son chollos

Otro de los factores que nos lleva a comprar más de lo que necesitamos, es la incitación a través de las promociones. En los descuentos navideños vemos la oportunidad de conseguir artículos con precios rebajados. Sin embargo, como explica la OCU “en diciembre es realmente difícil encontrar grandes chollos. En esta época hay tanta demanda que las tiendas no necesitan rebajar para venderlo todo.”

“en diciembre es realmente difícil encontrar grandes chollos. En esta época hay tanta demanda que las tiendas no necesitan rebajar para venderlo todo.”

La realidad, es que, tal y como se refleja en el observatorio de precios navideños que la OCU realiza anualmente, se puede comprobar que cuánto más cerca estamos de las fiestas, más suben los precios de los productos típicos. Tomando de referencia 15 productos navideños como pueden ser cordero lechal, redondo de ternera, pularda, pavo, jamón ibérico de cebo al corte, lombarda, piña, besugo, lubina, merluza, angulas, langostinos, percebes, almejas y ostras la organización ha ido comparando, año tras año, el precio que tienen a finales de noviembre, después del Puente de la Purísima y los días previos antes de Navidad. Si es verdad que, en general, cuanto más se acerca la fecha, más sube el precio, la OCU publica que las subidas de este año tienden a ser más intensas y la mayoría de los encarecimientos superan el 10%. Es por eso que “aconseja a los consumidores que adelanten las compras de los productos de alimentación o bien opten por la preparación de menús alternativos con productos que tengan un menor precio.”

“La OCU aconseja a los consumidores que adelanten las compras de los productos de alimentación o bien opten por la preparación de menús alternativos con productos que tengan un menor precio.”

Ecommerce, la compra en casa

Acabamos de entrar en el mes de diciembre y, a la que no nos demos cuenta, ya estamos abriendo regalos. Si eres de los que tiene poco tiempo (o ganas) de ir de tiendas, la compra online es una muy buena alternativa.  Lo cierto es que cada vez son más los usuarios que realizan sus compras por internet. Tal y como muestra el estudio de tendencias de consumo, estas fiestas gastaremos el 27% de nuestro presupuesto navideño en el canal online. Comprar a la hora que quieras, sin tenerte que desplazar y evitar colas y aglomeraciones son algunas de las ventajas por la que cada vez son más los usuarios que están satisfechos con sus experiencias de compra online. Y aunque es verdad que no puedes verse los artículos in-situs a la hora de pagar, si no te gusta una vez lo tienes en casa, puedes devolverlo cómodamente. Tal y como explica la OCU “en las compras por internet los usuarios disponen de 14 días para arrepentirse y devolver el producto sin dar explicaciones: el comercio tendrá que devolver todo el importe.” Eso sí, antes de comprar online tienes que tener en cuenta tanto los gastos, como el tiempo de envío. Lo más conveniente es no dejarlo para el último momento.

“En las compras por internet los usuarios disponen de 14 días para arrepentirse y devolver el producto sin dar explicaciones: el comercio tendrá que devolver todo el importe.”