Puede que meter el coche en tu plaza de parking se haya convertido en una pesadilla. Ese sufrimiento cuando entras por la puerta del garaje, ves tu sitio desde lejos y te preguntas: “¿conseguiré aparcar sin arañazos hoy?”. O en los días más optimistas piensas: “a ver cuántas maniobras tengo que hacer para meter este tanque en una plaza tan diminuta”. En definitiva, que no te vendría nada mal una ayudita para facilitar las cosas.

Protege tu garaje y evita arañazos

La mejor solución es convertir esas durísimas columnas en blanditas nubes de azucar. Algo que resultará de lo más sencillo con estos protectores para aparcar sin arañazos.

Protector de columnas redondas

Si las columnas de tu garaje son redondas, deberás buscar unos protectores que se adapten a su forma. Este artículo de espuma (Sumex Prk4000, 23’12 euros) puede ser una opción efectiva. Muy fácil de instalar y suficientemente grueso para amortiguar el golpe y evitar rasguños.

Protector de columnas cuadradas

Si las columnas son cuadradas, necesitarás unos protectores triangulares como éstos (Protectores de goma de 8mm, 24’95 euros). Hechos de goma, son ideales para cubrir las esquinas y dejar de sufrir a la hora de aparcar el coche.

Espuma para las paredes

En el caso de las paredes traseras, puedes colocar estos paragolpes de pared (Mondaplen, 22’95 euros). Tiras de espuma autoadhesivas que son tan efectivas como fáciles de colocar. Algo ideal para amortiguar los posibles toques del coche contra el muro trasero y minimizar al máximo los riesgos.

Topes para las ruedas

Más allá de cubrir las paredes con protectores para aparcar, también puedes colocar topes para las ruedas (PrimeMatik, 17’99 euros). Así sabrás cuando te estás acercando peligrosamente a la pared y parar antes de tocar con la parte trasera del coche. Fabricados con caucho, tiene unos orificios para fijarlos al suelo del garaje fácilmente.