En un piso de alquiler siempre deberás preguntarle al propietario qué arreglos puedes o no hacer. Él siempre tendrá la última palabra. Si es bastante permisivo podrás hacer los cambios que quieras y personalizar el piso a tu gusto.

En el contrato normalmente se detallan aquellas cosas permitidas, y nunca está de más antes de firmar preguntar tus dudas e incluir aquellas cosas que tú quieras editar, para que luego no haya problemas.

Aunque es una decisión que depende mucho del arrendador, es cierto que en líneas generales hay algunos arreglos que se pueden hacer y otros que no.

Cambios o arreglos que se pueden hacer

Pintura

La pintura se puede cambiar siempre, y poner los colores que tú prefieras. Obviamente, se tiene que tener especial cuidado en no estropear ningún mueble ni el suelo.

Muebles

Sea amueblado o no, puedes aportar los muebles que quieras y pedir que se lleven lo que no deseas.

Iluminación

La mayoría de los caseros permiten editar la iluminación, incluso el lugar donde se encuentra el punto de luz.

Agujeros en pared básica

Los agujeros en paredes básicas están permitidas, ya que luego se masillan y se pintan y desaparecen. No supone, por tanto, nada irreversible.

Cambios o arreglos que NO se pueden hacer

Distribución

Las paredes se pueden pintar, pero nunca tirar para cambiar la distribución. Quizás si tienes un alquiler a largo plazo y el cambio es para bien el propietario te lo permita, pero en general no suele pasar.

Suelos

Normalmente no te permiten cambiar el suelo. De nuevo, si pides permiso y te haces cargo de los gastos puede ser que la respuesta sea positiva. Pero ten en cuenta que es una inversión que después no puedes exigir de vuelta si te vas del piso.

Agujeros en paredes especiales

En la mayoría de paredes se pueden hacer agujeros, pero muchas veces en baños o lugares con materiales más complicados, como pueden ser azulejos, no se permiten.

Cerraduras

Nunca se pueden cambiar las cerraduras, pues es algo que controla al 100% el arrendador. Si hubiera cualquier problema él se encargará de poner unas nuevas. Si lo haces sin permiso puede incluso denunciarte. Siempre es mejor que lo habléis y le expongas tus necesidades para que las pueda entender.

Puertas y ventanas

En general, ninguna gran obra se puede hacer, a no ser que haya consentimiento expreso. Es por eso que los arreglos en las puertas y ventanas serán responsabilidad del propietario, sobre todo si se pretenden cambiar.