Que la cocina esté pasada de moda, calcular mal las dimensiones, usar muchos colores, pasarse con lo clásico o recargar demasiado el dormitorio son algunos de los errores imperdonables que no deberías cometer en la decoración de interiores. Con estos ejemplos lo verás clarísimo.

Errores imperdonables que no debes cometer

Una cocina pasada de moda

El paso del tiempo no perdona en la estética de la cocina. Al igual que ocurre con los baños, esta zona de la casa deja de brillar con su máximo esplendor pocas décadas después de haberse construido, como consecuencia de la sociedad y el paso de las modas. ¿Qué puedes hacer para minimizar este impacto negativo? Elegir un estilo neutro, que no quede desfasado. Algo que no se ha aplicado en el diseño de la imagen.

Mal cálculo de las dimensiones

No hay nada peor que calcular mal las distancias. Comprar una nevera demasiado ancha para tu cocina, elegir un sofá desproporcionado con las medidas del salón o elegir una cama de matrimonio cuando apenas tienes espacio en el dormitorio. Éste último es el error imperdonable que se ha cometido en este caso.

Uso excesivo de los colores

Negarte a incluir tonos alegres en la decoración de tu casa será una decisión equivocada. Pero hacer un uso excesivo del color tendrá un resultado todavía peor. Y es que debes conseguir un cierto equilibrio. ¿Cómo? Una buena estrategia es elegir colores neutros para los elementos más permanentes, como las paredes, el sofá y los muebles, y destacar con tonos más vivos aquellas piezas fáciles de mover, como los cojines, las alfombras o los complementos.

Estética demasiado clásica

Es cierto que lo vintage vuelve a ser tendencia… pero sin pasarse. Si decides decorar tu casa con una estética demasiado rococó, puede salirte el tiro por la culata. Y es que provocará en tus visitas el efecto contrario. Parecerá una vivienda de otra época, venida a menos y poco actualizada.

Tener un dormitorio recargado

¿Para qué sirve un dormitorio? Para descansar. Aunque parezca evidente, ésta es una realidad que no debemos olvidar a la hora de ponernos a decorar. Por eso, en ningún caso podemos recargar demasiado esta zona de la casa, porque creará una sensación de agobio en nosotros. Sin duda, sería uno de los errores imperdonables que no deberías cometer.