imgAbove

©.shock – FOTOLIA.COM

¿Quieres que tu casa esté a la última en decoración? El color es, sin duda, uno de los elementos decorativos que más juego te pueden dar. Renueva tu vivienda y vístela con los tonos que marcarán tendencia en 2013: verdes esmeralda, marrones terrosos, grises calcáreos y azulados, limas eléctricos… Con un pequeño retoque, puedes conseguir un gran efecto.
Redacción

A menudo asociamos, errónamente, estar a la última en decoración con el desembolso de importantes cantidades de dinero. Sin embargo, hay muchos cambios que podemos realizar en nuestra casa sin necesidad de realizar una gran inversión. En este sentido, el color puede ser nuestro gran aliado, ya que es uno de los elementos decorativos que más juego nos puede dar.

Si estrenas casa y tienes ante tí la difícil tarea de decidir qué colores predominarán en ella, o simplemente quieres darle un nuevo aire a tu hogar, pintar un paño de pared, renovar las fundas de los cojines del sofá, colocar un estore nuevo, panelar un electrodoméstico o comprar una mantelería acorde con los colores que marcan tendencia, son algunos de los pequeños retoques que puedes hacer para adaptarlo al último grito en decoración de interiores. Lo más importante, en este caso, es conocer cuáles son las tendencias. A partir de aquí, la imaginación para adaptarse a ellas no tiene fronteras.

Veamos, pues, cuáles son los colores de moda en 2013, una tendencia que los expertos del color determinan en función de variables tales como la coyuntura económica global y sus efectos en los hábitos de compra de los consumidores, el estado de confianza de los ciudadanos, o el ritmo marcado por la actualidad informativa internacional.

En este sentido, Pantone es una de las autoridades mundiales en todo lo que hace referencia al color. Anualmente, la empresa se enzarza en la difícil tarea de buscar el color del año y, mientras que en 2012 apostó por la energía del naranja rojizo, en 2013 el elegido es el verde esmeralda, un color que simboliza, según Pantone, la elegancia y la belleza de la piedra preciosa a la que debe el nombre y que se asocia a la sensación de bienestar, equilibrio y armonía.

Y es que en pleno período de crisis económica, falta de empleo e incertidumbre por qué nos deparará el futuro, la mayoría de expertos coinciden en destacar que los colores que marcarán tendencia en 2013 serán aquellos que hablen de optimismo y de la promesa de un nuevo comienzo.

Entre los escogidos destacan suaves y ligeros tonos pastel, transmisores de inocencia y sensación de tranquilidad; tonos melancólicos como marrones terrosos; colores que muestren la interacción entre tiempo y naturaleza como grises calcáreos y azulados; tonos audaces que hablen de nuestras vidas en el mundo digital como limas eléctricosrojos y amarillos flourescentes; o vivos violetas, a medio camino entre el pudor y el recato de mediados de siglo y la modernidad.