Ding, dong. ¿Quién es? Y abres la puerta. Será en este preciso instante cuando la visita que acaba de pasar decida si le gusta o no le gusta tu casa. El recibidor es la primera imagen que tienen las personas que llegan a tu casa. Una primera impresión que puede dejarles predispuestos a caer rendidos ante cualquier rincón de tu nidito.

Pasos para decorar el recibidor

Por eso es importante que prestes atención a su aspecto. Sea grande o pequeño, siempre puedes llegar a saber cómo decorar tu recibidor. Siguiendo algunos pasos y dando rienda suelta a tu creatividad, puede salir un espacio envidiable. Para asegurar el tiro, te dejo algunos consejos que te pueden inspirar

1. Bonito pero funcional

El recibidor debe ser igual de útil para ti que para las visitas. Debe ser bonito para seducir al visitante pero cómodo para permitirte descargar cuando llegues cansado después de una larga jornada de trabajo. La mejor fórmula es optar por algo bonito pero funcional. Si entrar en casa te resulta una yincana, algo va mal. Pero si la estética es demasiado pobre, tampoco será adecuado. En el equilibrio está la clave.

2. ¿Dónde dejo las llaves?

Lo primero que haces al entrar en casa es dejar las llaves. Por lo tanto, necesitarás algún punto de apoyo donde guardarlas. Siempre será una buena opción colocar un estante o una cajonera, que también puede darte margen para colocar flores o jarrones que darán un toque de calor al entrar en casa.

3. …¿y el abrigo?

Otro artículo que no puede faltar cuando piensas en cómo decorar tu recibidor es un colgador. Esto te dará la respuesta perfecta cuando alguien entre en tu piso y te haga la pregunta más recurrente tras las bienvenidas: “¿dónde dejo el abrigo?”.

4. Un último repaso antes de salir

Los más presumidos tendrán un espejo como pieza imprescindible en su recibidor. En su defensa hay que reconocer la practicidad de ello. Perfecto para comprobar los últimos detalles de tu aspecto antes de salir. Además, puede encajar perfectamente sobre el estante o la cajonera.