Tengas más o menos espacio, puedes conseguir una cocina de chef con fáciles trucos que, además, harán que te organices mejor. Para aumentar la funcionalidad se debe trasladar el concepto de orden de los grandes restaurantes a los hogares. Siempre serán mucho más reducidas, pero puedes ser igual de útiles y cómodas.

La cocina está llena de gadjets y elementos que requieren mucho movimiento, por lo que se debe guardar todo pensando en la función de cada uno. Uno de los ingredientes esenciales de todas las recetas es el orden: hará mucho más rápida y sencilla la preparación de cualquier plato, ya que tendrás todo a mano.

Trucos para conseguir una cocina de chef

Funcionalidad por encima de diseño

En las cocinas profesionales siempre se busca un diseño moderno y bonito, pero por encima de todo lo más necesario es la funcionalidad. Igual pasa en los hogares. Si tienes una cocina preciosa, pero no es en absoluto útil y no resulta cómoda, no te servirá para nada. Lo mejor es encontrar el equilibrio, pero siempre anteponiendo la funcionalidad.

Almacenaje abierto

El almacenaje abierto ayuda a que el espacio se vea más grande y hace más rápido el proceso de cocinado, ya que lo tienes todo a mano. Además, puede ser una muy buena opción si no quieres gastar mucho dinero en armarios, ya que con estanterías conseguirás que se vea genial. Eso sí, deberás tenerlo siempre ordenado, porque sino conseguirás el efecto contrario.

Una idea perfecta para el almacenaje abierto son los botes de cristal en los que puedes meter los distintos alimentos. Ahorrarás espacio de paquetes, y quedará muy estético si combinas bien los colores.

Armarios extraíbles

Si tienes la posibilidad de gastar un poco más, la mejor recomendación son los armarios extraíbles. Hacen que un pequeño espacio sea mucho más útil, y además son infinitamente más cómodos. La inversión vale la pena.

Orden de los ingredientes y los utensilios

Para conseguir una mayor funcionalidad, y crear así una cocina de chef, deberás poner los ingredientes y utensilios ordenados según su función. Por ejemplo, las tazas y platos de café deben estar cerca de la cafetera, y puedes poner un bote o cesta con las cápsulas y azucarillos para que sea todavía más eficaz esa zona.

En la nevera es importante separar los alimentos con lógica, y siempre poner más a la vista aquellos que caducan antes, así no quedarán detrás y evitarás tener que tirarlos por haberlos olvidado.