Los arquitectos suelen ser más exigentes que la mayoría porque dedican su vida a los inmuebles. Es por eso que no se conforman con un hogar cualquiera, quieren uno perfecto.

Claves para conseguir el hogar perfecto para arquitectos

Estudio

Aunque no trabajen directamente en casa y lo hagan en un despacho, lo cierto es que siempre les gusta tener un espacio para poder revisar detalles en su vivienda. Un estudio hará que se sientan cómodos y puedan disfrutar de su profesión cualquier día a cualquier momento. Además, si son autónomos no necesitarán alquilar otro lugar.

Buena luz

La luz es esencial para todos, pero mucho más para los arquitectos. Se fijan especialmente en que la iluminación sea correcta, y si puede ser natural a partir de grandes ventanales mucho mejor.

Muebles de diseño

Muchas veces combinan muebles básicos con algunos de diseño. Son para ellos como piezas de arte, y por eso les gusta tenerlos y poderlos disfrutar. Además, en muchas ocasiones se relacionan con artistas dedicados plenamente a los muebles, por lo que es más común que tengan piezas especiales o que, al menos, se interesen por ellas.

Espacio

Cuanto más espacio mejor. Así pueden adaptar cada rincón a sus necesidades y sus gustos. Cuando alguien va a su casa les gusta que sea un ejemplo de lo que ellos hacen en su oficio, de cómo les gustan las cosas. No puede ser muy distinto su trabajo de lo que tiene en la vida real. Es, por tanto, como un escaparate, y cuanto más espacio más posibilidades de personalizarlo.

Sin recargar

Normalmente los arquitectos huyen del exceso de ornamentación. Obviamente cada uno es distinto, y hay algunos que prefieren las viviendas recargadas. Pero en general cuanto más neutro sea mejor. Dan prioridad a las formas, incluso las de las propias paredes, y a ciertos detalles.

Distintos materiales

Conocen perfectamente los materiales de obra, y muchas veces les gusta combinarlos en su propia casa. Incluso a veces escogen alguna zona para hacerla a obra vista, es decir que se vea el material del que está hecho. Las combinaciones más repetidas son ladrillos y madera.