¿Siempre has soñado con tener tu propio vestidor en casa? No es ninguna locura ni resulta un deseo imposible. Existen muchas maneras de crear un espacio en tu hogar reservado exclusivamente para todas tus piezas de ropa. ¿Que dispones de mucho espacio para hacerlo? Pues adelante, lo pasaremos bien. ¿Que tienes un piso pequeño? Tranquila, hay truquillos que te harán aprovechar el espacio mucho mejor.

Encuentra el mejor vestidor para tu casa

El vestidor perfecto

Si te diesen carta blanca con el vestidor, probablemente elegirías uno parecido a éste. Se trata de la mejor opción para casas o pisos grandes que cuenten con múltiples habitaciones y espacio de sobras. La principal ventaja recae en la posibilidad de reunir toda la ropa en una sola zona de la casa, facilitando así tu rutina diaria. Aunque tiene el inconveniente de ser una opción imposible si no dispones de habitaciones libres.

Integrado en la habitación

En el caso de no disponer de una habitación entera para convertirla en tu vestidor, puedes renunciar a unos cuantos metros del dormitorio para darle esta función. Puedes seguir el estilo de la imagen y separar ambos espacios por un tabique, aunque probablemente la fórmula te obligará a hacer alguna reforma. Eso sí, el resultado será maravilloso.

La mejor idea DIY

Si no quieres las reformas ni en pintura pero quieres tener un vestidor en casa, hay fórmulas que te permitirán tenerlo todo. En lugar de guardar la ropa en grandes armarios encajados en la pared, puedes encomendarte a los percheros. Una opción mucho más fácil de mover si dudas entre ubicar el vestidor en el dormitorio o en alguna otra habitación libre de la casa. Esta idea DIY es fácil de aplicar y puede ser una realidad mañana mismo.

Un vestidor en el armario

A medio camino entre el vestidor de habitación entera y el camuflado en el dormitorio, existe esta posibilidad. Hay armarios que son mucho más de lo que parecen. Si los abres, no encuentras solo cajones sino que puedes incluso cambiarte en él. Si tienes poco espacio, ésta puede ser otra más de las posibilidades.

En definitiva, ya ves que tener un vestidor en casa no es ningún imposible. Tan solo debes considerar de cuánto espacio dispones y decantarte por una opción u otra. Estas cuatro opciones pueden servirte de inspiración.