¿No sabes cómo darle a tu casa un toque especial? Puede que con el paso de los años hayas caído en una decoración monótona y aburrida. Un problema que puede solucionarse tan solo con unas cuantas capas de pintura.

 

Color block: una estética atrevida y original

En los últimos años han surgido varias tendencias que rehuyen de las paredes lisas y monocromas. Y una de las que está triunfando con más fuerza es el color block. Dicho de otro modo: dividir las paredes en varios bloques de color.

 

Una explosión de mil colores

El resultado final del color block es fascinante: un puzzle con varias fichas de colores en la pared. Perfecto para dejar a cualquier visita boquiabierta y conseguir una vivienda de lo más alegre y moderna. Tan solo debes decantarte por colores vivos que te apasionen. Pero ves con cuidado en tu elección: corres el riesgo de que te resulten aburridos con el paso de los años o acaben estando desfasados cuando las modas cambien.

El impacto es lo más importante

Otra de las claves de la tendencia color block es la libertad que otorga a los diseños. Si eliges seguir esta corriente, no deberás preocuparte de que los colores combinen entre sí. Tan solo debes concentrarte en crear impacto con la estética final.

 

Encomiéndate a los diseños lisos

Para que funcione el color block, es recomendable encomendarse a los diseños lisos. Una fórmula más efectiva que los estampados, pues la combinación de tonos vivos ya genera suficiente impacto por si solo.

 

El ‘half painted’ puede funcionar

El color block encaja a la perfección con otra tendencia que lo está petando en decoración: el half painted, consistente en dejar las paredes pintadas a medias. Puedes trazar líneas rectas perfectas como separación o hacerlo más informal dejando visibles la marca del rodillo.

 

Ahora ya sabes cómo decorar tu hogar de un modo sencillo y original. ¿Te ha convencido el color block?