Si eres de las que piensa que la Navidad es la mejor época del año, no habrás esperado a diciembre para empezar a decorar tu hogar. Ya tendrás todos los ornamentos debidamente colocados en el árbol, estarás cuidando tu ponsetia como si de un bebé se tratase y habrás rellenado hasta el último hueco de tu hogar con tejidos estampados.

Una Navidad dominada por el rojo y el verde

Ahora mira a tu alrededor. ¿Qué particularidad detectas en la estética que has conseguido, al igual que ocurre con la mayoría de las decoraciones navideñas? Seguramente habrás recurrido a rojo y verde como colores principales. ¿Sí? No es casualidad. Ambos representan los colores de la Navidad, del mismo modo que negro y naranja ilustran la noche de Halloween o blanco y rosa dominan por San Valentín. Pero, ¿por qué?

Las plantas de hoja perenne, protagonistas

La presencia de ambos colores se explica por dos razones. Por un lado, hallamos en la naturaleza una de las respuestas. Las plantas de hoja perenne han tenido un gran protagonismo desde tiempos inmemoriales por Navidad.

Desde los abetos hasta el muérdago, pasando por la hiedra o el acebo, han estado presentes a lo largo de los siglos tanto en celebraciones paganas como religiosas. Por ejemplo, en la época de los antiguos Celtas, durante los primeros siglos del cristianismo, en la etapa Victoriana o en la actualidad. Poco a poco, los dos colores más identificables en estas plantas han ido calando en el imaginario navideño.

La importancia e Huddon Sundblom y Coca-Cola

Por otro lado, la faceta comercial también ha contribuido a fijar este binomio de tonalidades. En este aspecto, cabe destacar concretamente a Huddon Sundblom. ¿No te suena? Fue el encargado de rediseñar la figura de Santa Claus en los años 30 para un anuncio de Coca-Cola. Hasta entonces, se había representado este personaje en un cuerpo alto y delgado, vestido con ropajes que variaban entre el azul, el verde y el rojo.

Sundblom, por contra, lo convirtió en el simpático anciano alegre y gordinflón que aún identificamos como el Papá Noel “de verdad”. Además, lo vistió únicamente de rojo, utilizando el color corporativo de la compañía. El anuncio recorrió todo Estados Unidos, presentando dicho personaje delante de un fondo verde de naturaleza. De este modo, quedarían ambos colores como los más representativos de la Navidad.