El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictado sentencia sobre las hipotecas ligadas al Índice de Referencia de los Préstamos Hipotecarios (IRPH) para determinar si son o no abusivas. Recordemos que el veredicto expone a la banca española a miles de reclamaciones por un importe que podría ascender a 3.000 millones de euros. ¿Cuáles son las valoraciones de los profesionales del sector?

En líneas generales, se determina que deben ser los Tribunales Españoles los que comprueben cada caso y cada contrato individual de préstamo hipotecario celebrado entre consumidor y profesional en el que el tipo de interés que pagará el consumidor varía en función del índice de referencia basado en los préstamos hipotecarios de las cajas de ahorro. Así lo afirma Alicia Delgado, abogada de ARAG, “los Tribunales Españoles deberán estudiar que las cláusulas del préstamo hipotecario sean de carácter claro y comprensible, tanto a nivel formal y gramatical”.

La pelota sobre los jueces españoles

La gran parte de profesionales del sector coinciden en señalar que la UE ha pasado la pelota a los jueces de España. “Creo que el Tribunal Europeo ha adoptado una medida salomónica: no ha dado la razón a los bancos, pero tampoco a los afectados, lo que implica que estos tengan que acudir a los tribunales y serán estos, caso por caso, los que finalmente decidirán. Lo que me lleva a la conclusión de que muchos afectados no reclamarán por el coste que ello supone sin la seguridad de que les den la razón y con lo que los bancos saldrán beneficiados», cree Cristina Castella, de Cat Real Estate.

IRPH

En este sentido Eduardo Molet, consultor inmobiliario, prevé una avalancha de reclamaciones por bufetes de abogados especializados en cláusulas abusivas. Y esto abre la puerta a que se deba dirimir caso por caso y, en consecuencia, “aumente significativamente la litigiosidad por el gran número de prestatarios que van a poder reclamar ante la justicia española así como, en el caso a que se prodiguen resoluciones satisfactorias, se derive en un impacto importante para las entidades bancarias”, declara Gerard Aguilar, director de Fiscalidad de Tecnotramit.

¿Da la razón a los consumidores?

Cuando la crisis inmobiliaria estalló, el Euríbor comenzó a bajar lastrado además por los programas de estímulo económico puestos en marcha por el Banco Central Europeo (BCE) para reactivar la economía. Lola Ripollés, profesora de EAE Business School, especifica que mientras el Euríbor se despeñaba, el IRPH se mantuvo estable, provocando que los usuarios que lo tenían contratado pagasen cuotas más elevadas que aquellos que tenían préstamos variables con referencia al otro índice. Hoy el Euríbor se encuentra en mínimos históricos.

Para ella, “en la práctica, el fallo del tribunal europeo supone dar la razón a los consumidores con hipotecas contratadas con este índice, que a partir de ahora podrán acudir a los tribunales españoles, que si lo consideran oportuno podrán sustituir el IRPH por otra referencia, y evitar así que la anulación de dicha cláusula conlleve la anulación del contrato”.

También lo ve así Gerard Aguilar, “en mi opinión, de lo que se desprende del contenido de la sentencia del TJUE, por una parte es que se trata de una buena noticia para el consumidor, ya que les permitirá acudir a los jueces españoles para valorar el carácter abusivo de las hipotecas que habían usado el IRPH como índice de referencia”.

De manera que, si la sentencia sale favorable a los afectados, “estos podrán recuperar una buena cantidad de intereses que han pagado de más”, según opina Jordi Anguera, Co fundador de La Sastrería Inmobiliaria.

El papel de los bancos

La abogada de ARAG expone que las entidades bancarias que no hayan comercializado los préstamos hipotecarios con suficiente transparencia respecto a la cláusula del IRPH o no hayan proporcionado al cliente bancario toda la información de manera veraz y sencilla se exponen a resultar demandados por sus clientes.

Mientras que Jordi Anguera, co fundador de La Sastrería Inmobiliaria, explica que, de cara a los bancos, la noticia no sería muy buena, ya que les obligará a desembolsar estos intereses cobrados de más, “pero entiendo que será un nuevo aprendizaje para mejorar a la hora de formalizar contratos, en los que deberá hacer entender sus clientes cuáles son las consecuencias a largo plazo de la firma de un producto financiero”.

IRPH

Esta sentencia no está clara y tal como da a conocer Gerard Aguilar, “el TJUE no declara directamente que la cláusula sea abusiva de forma predeterminada, por lo que los bancos van a seguir defendiendo que el IRPH es un índice totalmente oficial y que cumple con la legalidad”. Y, según Lola Ripollés, esto deja lugar a cierta subjetividad. “En caso de considerar que esas cláusulas son abusivas, podrán sustituirlas por otra referencia, de modo que no sea necesario anular el préstamo en su totalidad”.

¿Qué pueden hacer los consumidores?

Los Jueces de cada Estado podrán declarar el carácter abusivo de un préstamo hipotecario, suprimiendo las cláusulas abusivas de los contratos celebrados entre consumidores y profesionales, y sustituirlas por una disposición supletoria. Alicia Delgado, abogada de ARAG, relata que el juez nacional podrá sustituir un índice legal aplicable a falta de acuerdo en contrario de las partes en el contrato, siempre que el préstamo hipotecario no pudiera subsistir tras la supresión de dicha cláusula abusiva, “y que la anulación del contrato en su totalidad dejara al consumidor expuesto a consecuencias nada favorables”.