Las hipotecas se podrán pasar de interés variable a tipo fijo con menos gastos si así lo decide el consumidor y lo pacta con su banco. El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos, ha anunciado que este cambio se incluirá en la futura ley de crédito inmobiliario.

Prácticamente el 95% de las hipotecas en España son de tipo variable, ligadas al Euríbor, y normalmente a muy largo plazo, de 25 a 30 años. La medida supondrá un seguro para el ciudadano, ya que, aunque actualmente el Euribor está en negativo, lo natural es que suba.

Abaratar los costes de cambio de hipoteca y de entidad

De Guindos ha explicado que si se aplicase este cambio el Gobierno daría «una opción muy barata» para mejorar las condiciones desde el punto de vista del consumidor, aunque ha puntualizado que el tipo fijo deberá negociarse entre las partes.

La medida principalmente eliminaría las comisiones de cancelación y reduciría los costes de escritura y registro, de manera que si la propia entidad no le facilita pasar la hipoteca de interés variable a tipo fijo, el cliente pueda cambiarse a otra entidad que sí lo haga.

Hacer las hipotecas más transparentes

La intención principal de este cambio, ha remarcado, es la de hacer más transparentes los gastos, las cláusulas suelo y las cláusulas completas, ya que «una hipoteca no es un contrato sencillo«, y no quieren que sea opaco.

Otro de los cambios que incluye esta futura ley de crédito inmobiliario es el de que una hipoteca en divisa extranjera pueda pasar al euro sin costes ni penalizaciones.

La banca está en contra

Por su parte, la banca recuerda que el tipo fijo sale más caro, ya que las entidades deben cubrirse del riesgo de variación de tipos a largo plazo, y que, además, esta normativa endurece las condiciones para ejecutar o cancelar un préstamo, cosa que hará todavía más difícil la concesión de hipotecas.