¿Desgrava la hipoteca?

Sí, es posible desgravar la hipoteca, por ese motivo es muy importante conocer las fechas en las que se debe hacer la declaración para evitar sanciones y saber muy bien cuáles son los requisitos que tenemos que cumplir de cara a la desgravación para evitar que Hacienda nos reclame posteriormente la devolución de las cantidades desgravadas.

Plazos a tener en cuenta para desgravar hipoteca

Por lo tanto, debemos tener en cuenta que la campaña de la renta comenzará a principios de abril con la presentación por internet del borrador de la renta de 2016 y de las declaraciones de renta de 2016 y patrimonio 2016. Desde finales de abril a principios de mayo se podrá solicitar la fecha para que Hacienda nos ayude a confeccionar la declaración de la renta.

Por otro lado, desde principios de mayo será posible la presentación de la renta 2016 en entidades colaboradoras y oficinas de la Agencia Tributaria, hasta finales de junio se podrá presentar la declaración de la renta con resultado a ingresar con domiciliación bancaria. El resto de declaraciones se podrán presentar hasta el día 30 de junio. No debemos olvidar, que presentar la declaración fuera de plazo puede suponer la imposición de una sanción.

Requisitos para poder desgravar hipoteca

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de saber si la hipoteca desgrava es que no se puede desgravar cualquier hipoteca y en todos los supuestos, sino que Hacienda impone unos requisitos que se deben cumplir para poder desgravar la hipoteca de una vivienda que son los siguientes:

Destino del préstamo. El préstamo con garantía hipotecaria o hipoteca debe haber sido destinado en su totalidad a la adquisición de una vivienda. Las hipotecas solicitadas para otros fines no son desgravables.

Bien inmueble. La vivienda debe ser un bien inmueble, las casas móviles, son consideradas muebles y no se podría deducir su compra.

Compra antes del 1 de enero de 2013. La vivienda debe haber sido adquirida antes del 1 de enero de 2013, ya que a partir de esa fecha los préstamos hipotecarios solicitados no son desgravables.

Vivienda habitual. El inmueble debe ser la vivienda habitual del hipotecado. Las hipotecas sobre segundas viviendas, casas alquiladas a terceros y demás, no desgravan a efecto de la deducción por adquisición de vivienda habitual en el IRPF. En base a lo anterior, debemos conocer los requisitos que debe cumplir una vivienda para ser considerada vivienda habitual:

Que constituya la residencia durante un plazo continuado de al menos tres años desde su compra.

Que el contribuyente la habite de manera efectiva y con carácter permanente en un plazo no superior a doce meses, contados desde la fecha de adquisición o la terminación de las obras.

Se asimilan a la vivienda habitual a efectos de la deducción los anexos y plazas de garaje adquiridas conjuntamente con la vivienda.

Por lo tanto, la desgravación de la hipoteca de tu vivienda es posible, pero para llevarla a cabo es necesario que cotejes si cumples todos los requisitos necesarios, para lo cual es aconsejable que recurras a un fiscalista que te asesore para evitar posteriormente problemas con Hacienda.