Las nuevas tecnologías han revolucionado nuestro mundo y, cómo no, los hábitos de consumo. El nuevo usuario está expuesto a constantes estímulos y tiene acceso de forma rápida y cómoda a más productos y servicios dentro del mercado digital.  Los Smartphone, las tablets y las Smart TV han transformado el modo en el que se compra y las marcas ya han tomado plenamente consciencia de la necesidad de adaptar toda su estrategia de venta en el comercio online. Pero no sólo eso, la era del consumo ilimitado está evolucionando a una era de consumo consciente.

 

El futuro del comercio online

Lo que es una realidad es que compramos cada vez más y más a menudo por Internet. Tal y como se muestra el informe publicado por el Observatorio Cetelem el porcentaje de personas que ha comprado vía online en España en los últimos tres años ha aumentado un 20%. Lo que significa que un 67% de la población ha comprado al menos una vez al mes por internet. Un crecimiento que va en aumento porque consiste en un proceso fácil, seguro y que, además, permite disponer de una gran variedad de productos al mejor precio.

Sin duda alguno es la era del usuario multipantalla y está comprobado que las grandes productoras de televisión ya se están subiendo al tren para proporcionar contenido extra a través de otras plataformas adicionales. En un futuro muy inmediato lo normal será realizar una compra online a través de un anuncio visto en el Smart TV. De esta manera, cuando veas un producto o servicio que te interese, entrarás con el propio mando en la tienda online de la marca y podrás asesorarte de forma directa con su asistente virtual. En definitiva, podrás realizar una compra online con una atención totalmente personalizada, pero sin moverte del sofá de tu casa.

 

El gran reto del comercio online: el servicio de paquetería

Si está claro que el consumidor digital va progresivamente creciendo, lo que también es evidente es que, con él aumenta la paquetería y las compras personales enviadas a los puestos de trabajo o hogares. Según el estudio “Análisis del sector postal y del sector de mensajería y paquetería” de 2017 publicado por la Comisión Nacional de Mercados de Competencia (CNMC) entorno al 75-90% de compras realizadas online suponen la recepción de un paquete. Llegados a este punto quién no ha pensado en más de una ocasión: ¿con lo fàcil que es comprar por internet, qué difícil es llegar a recibir los paquetes?

La realidad es que los horarios de reparto muchas veces coinciden con nuestra jornada laboral y actualmente los usuarios nos vemos obligados a utilitzar el lugar de trabajo como dirección de envío.  Este hecho, unido a la demanda de servicios de conciliación laboral y personal que ahorren tiempo al usuario ha dado lugar a la creación de nuevas soluciones en el mercado.

 

¿Qué son las taquillas inteligentes?

Las taquillas inteligentes consisten en puntos de recogida y entrega de servicios y paquetes para empleados que se encuentran en sus lugares de trabajo o para inquilinos de edificios de viviendas . Tal y como explica Lidia Moraño, responsable de marketing de Mayordomo,  la primera empresa en España en ofrecer este tipo de servicio  “en la actualidad el 65% de los trabajadores necesita hacer recados personales en horas laborales y esto supone un porcentaje medio anual de 9%, es decir, aproximadamente 21 días al año.” A través de Mayordomo no solo puedes recibir cualquier paquete, sin necesidad de esperar al mensajero; sino que además permite realizar pedidos varios como de tintorería, lavandería, productos farmacéuticos, arreglos de ropa y calzado, arreglos de móviles y tablets, copias de llaves, floristería, cápsulas de café, productos de óptica y lentillas, lavado de coche e, incluso llevar el vehículo al taller o a la ITV.

De esta manera, Mayordomo ha diseñado el primer punto de venta open source del mundo, permitiendo que cualquier tienda y cualquier repartidor puedan proveer servicios y entregar productos sin coste, ni barreras tecnológicas. Su uso es muy fácil. Tan solo hay que seleccionar el servicio solicitado en la pantalla virtual de la taquilla (recoger paquete, llevar traje a la tintorería, lavar coche…) y pagar online de forma segura. En todo momento se puede consultar las fases del proceso a través de correo electrónico o sms y una vez el usuario recibe el pedido en la taquilla, lo recoge cuando quiere, sin necesidad de estar presente cuando llegue el mensajero.

 “En la actualidad el 65% de los trabajadores necesita hacer recados personales en horas laborales y esto supone un porcentaje medio anual de 9%, es decir, aproximadamente 21 días al año.”

‘Vivir más, llevar menos’

Lo que está claro es que la tercera era del consumo ha llegado. Bajo el paradigma ‘live large, carry Little’ (vive más, lleva menos) quiere pasar menos tiempo con las cosas y más con las personas. Y eso también afecta en los hábitos de consumo. La era de Internet de las Cosas promete solucionar problemas de la vida cotidiana y las marcas son conscientes que deben saber interactuar con este usuario a través de la tecnología.

Tal y como explica Tomás Selva, experto en el sector Prop Tech y director de Mayordomo, “El futuro de las compras en los hogares pasa por soluciones accesibles, baratas, y sencillas. Lo más importante, por tanto, es crear un estándar para los elementos que constituyan el futuro más alcanzable por la mayoría. Cuanto más estandarizado, más barato el desarrollo, y mayores son los recursos destinados a optimizar el diseño para todos los usuarios. Mayordomo ha abierto su tecnología a todas las tiendas de barrio, permitiendo digitalizar sus ofertas, y entregar directamente en tu casa cualquier producto y cualquier servicio. También hemos digitalizado buzones para que cualquier tienda del mundo pueda repartir en tu edificio sin que tengas que estar en casa, todo de forma gratuita, tanto para ti, como para la tienda y el repartidor. El futuro de las compras está en liberar las tecnologías para que todos puedan disfrutar de la innovación”.

Mayordomo da servicio mediante sus taquillas inteligentes y servicios en grandes empresas y edificios de viviendas en Madrid, Barcelona, Palma, Bilbao y ha sido llamada para entrar a forma parte de programas de conciliación laboral y bienestar del empleado o Wellbeing employee, en empresas como Bayer, por ejemplo.

El futuro de las compras en los hogares pasa por soluciones accesibles, baratas, y sencillas. Lo más importante, por tanto, es crear un estándar para los elementos que constituyan el futuro más alcanzable por la mayoría.”