Cuando se realiza una tasación de una vivienda se obtiene diversidad de información, especialmente sobre el precio de una propiedad, algo que nos sirve para vender, comprar y alquilar. ¿Es la tasación de una vivienda de protección oficial algo distinta a una vivienda convencional?

Las viviendas de mercado libre se tasan según las condiciones actuales del mercado, pero las de protección oficial están valoradas siempre dentro de un marco legal que establece límites en su valoración.

Qué es una vivienda de protección oficial

La Asociación Española de Análisis de Valor nombra que una vivienda protegida es aquella que goza de algún tipo de protección pública otorgada por la Administración. Normalmente esto se basa en una limitación del precio por el cual este tipo de viviendas se pueden vender o alquilar (y normalmente, también, en una limitación de la superficie máxima que pueden abarcar).

Para poder acceder a estas viviendas de protección oficial hay que cumplir una serie de requisitos, siendo el más importante percibir unos determinados ingresos máximos, los cuales se fijarán en función del tipo de protección que tenga la vivienda, de su ubicación y del precio máximo de venta/alquiler de la misma. Suelen ir destinadas, en gran parte, a aquellas personas con menos recursos económicos para poder acceder a una vivienda en unas condiciones más económicas.

Tasación de la vivienda de protección oficial

En general y para una vivienda no protegida, el valor de tasación se calcula según el valor de mercado del inmueble. En cambio, en la de protección oficial, hay dos valores, el Valor Máximo Legal, que es el que corresponde con el precio máximo fijado por la Administración para esa vivienda; y el Valor de Mercado, que se calcula suponiendo que no estuviera protegida.

Vigencia de la protección oficial

Antes de determinar el valor máximo legal de una vivienda primero hay que saber si está o no vigente la protección de la misma. Según Global Building Value, hay hacer un análisis de los datos de calificación y de las distintas normativas que puedan regularlo.

Valor máximo legal

Si está protegida, calcularemos el valor máximo legal, que se obtiene con la multiplicación de la superficie útil que conste en la cédula de calificación por el módulo correspondiente, según el régimen al que se encuentra acogido. Ello queda recogido y publicado por la Comunidad Autónoma y dependerá de la localidad en la que se ubique.

Gesvalt analizar el Valor Máximo Legal y lo nombra como un término utilizado principalmente en el contexto de viviendas sujetas a regulaciones o restricciones, como las Viviendas de Protección Oficial (VPO) en España. Este valor es el precio máximo por el cual una propiedad regulada puede ser vendida o alquilada.

El propósito del valor máximo legal es asegurar que las viviendas subvencionadas o protegidas permanezcan accesibles para aquellos segmentos de la población a los que están destinadas, limitando el precio de venta o alquiler dentro de un umbral asequible. Este valor es fijado por autoridades gubernamentales o entidades reguladoras y no fluctúa con las condiciones del mercado como lo hace el valor de mercado.

Hay que aclarar que el precio máximo de una VPO siempre depende de varios factores como el régimen de protección de la vivienda, el municipio donde esté y de cuándo se obtenga la calificación provisional.

Ventajas e inconvenientes de una vivienda VPO

Arquitasa detalla algunas ventajas e inconvenientes a la hora de comprar una vivienda de protección oficial.

Ventajas de una VPO

  • Precios más bajos.
  • Se accede adaptándose a tus ingresos
  • Recibes otro tipo de ayudas (para tramitar la hipoteca, para la entrada, facilidad para pedir préstamo…) Dependerá siempre de la CCAA en la que residas.

Inconvenientes

  • La VPO no se puede vender mientras esté considerada como protegida (una media de 10 años desde la compra, depende siempre de cada CCAA)
  • Y cuando está protegida, tendrá un precio limitado para su venta que estará regulado por ley.
  • Si se quiere vender, es la Administración la que tiene un derecho preferente para comprar el inmueble antes que cualquier interesado.