Con la factura de la electricidad no sucede lo mismo que con otras facturas como pueda ser la del teléfono fijo o móvil en la que se puede observar cuánto se ha gastado en cada llamada y de esa forma saber cómo ahorrar.

La factura de la luz incluye un importe fijo que corresponde a la potencia eléctrica contratada y un importe variable que corresponde al consumo, pero no se suele especificar en concreto qué consume cada aparato y, por lo tanto, no sabemos cuánto consume una nevera.

Cuánto consume una nevera

La nevera es uno de los electrodomésticos que más consume, simplemente por el hecho de que está siempre en funcionamiento y no se desenchufa nunca. Esto hace que sea uno de los electrodomésticos con los que más cuidado debemos tener para evitar que se dispare el consumo de luz.

En base a los datos publicados por la OCU los electrodomésticos suponen el segundo gasto más importante en luz solo precedidos por la calefacción. De hecho, en electrodomésticos gastamos aproximadamente unos 1.924 kWh al año. La nevera gasta 662 kWh al año, el congelador 563 kWh, la televisión 263 kWh, la lavadora 255 kWh y el lavavajillas 246 kWh.

Para saber cuánto consume una nevera podemos fijarnos en sus instrucciones o en la etiqueta que suele llevar pegada o colocar un medidor de consumo eléctrico en el enchufe que nos dirá cuánto consume y cuándo.

Con un medidor de consumo eléctrico podremos conocer no solo el consumo actual en un momento concreto, sino también el semanal, mensual o anual. En algunos supuestos es posible introducir el precio de la luz en el medidor por lo que nos podrá adelantar el importe de la factura eléctrica.

Medidas para ahorrar en el consumo de luz de la nevera

Elegir una nevera eficiente

Si vamos a comprar una nevera nueva, aunque quizás cuando la compremos gastemos más dinero, es importante que sea una nevera eficiente, puesto que a pesar del coste suelen tener una vida útil bastante larga y se amortizan rápido. Una nevera de clase A++++ puede consumir hasta un 80% menos de energía que uno de clase D, aproximadamente.

No introducir alimentos calientes

En muchos modelos de nevera al meter alimentos calientes se pone en funcionamiento el motor y comienza a consumir para nivelar la temperatura. Por lo tanto, deja que los alimentos se enfríen fuera de la nevera y cuando estén a temperatura ambiente los introduces en la nevera.

No dejar la puerta abierta

Muchas veces vamos con prisas y no nos damos cuenta de que la puerta de la nevera ha quedado mal cerrada, por lo que está consumiendo sin necesidad para nivelar la temperatura.

No abrirla muchas veces

Evita abrir muchas veces la nevera y piensa qué buscas antes de abrir la puerta. Estar constantemente abriendo y cerrando la puerta aumenta el consumo de luz.

Adaptar la temperatura

Para ahorrar luz con la nevera es importante mantener una temperatura adecuada según la que haya en el exterior, evitando utilizar temperaturas excesivamente bajas.