La implantación de sistemas de gestión inteligente para controlar el consumo de energía en los espacios comunes de una comunidad de propietarios (básicamente en ascensores, alumbrado y calefacción) podría suponer un ahorro energético total de hasta 1.260 millones euros anuales.
Madrid – Europa Press

Las comunidades de vecinos pueden ahorrar unos 1.260 millones de euros anuales en gastos compartidos de energía mediante la implantación de una gestión inteligente de su demanda, según los cálculos realizados por la firma de ingeniería y servicios energéticos Euroconsult.

La compañía indica que este ahorro, que se estima en unos 1.500 euros anuales por bloque de pisos, se conseguiría al margen de otras medidas como el certificado de eficiencia energética, que entró en vigor el pasado 1 de junio.

Euroconsult indica que estas cifras no incluyen el consumo que cada vivienda realiza por separado, sino que se ciñe a la demanda de energía de los espacios comunes, esto es, ascensores, alumbrado y calefacción.

La firma de ingeniería considera que las comunidades de propietarios se perfilan cada vez más como el medio de interlocución perfecto para sensibilizar a los vecinos sobre la necesidad de controlar la energía que consumen.