imgAbove

ISTOCKPHOTO

La semana que viene la tradicional pegada de carteles dará el pistoletazo de salida a la campaña electoral para las elecciones generales del 20-N. Sin duda, los problemas relacionados con la vivienda están afectando directamente a muchos ciudadanos, con lo cual las propuestas en este campo serán estudiadas con lupa por el electorado. Pero ¿qué proponen exactamente los principales partidos políticos?
Redacción

Estos días los partidos políticos escalfan motores con los actos de precampaña electoral. El próximo 4 de noviembre, la tradicional pegada de carteles dará el pistoletazo de salida a una carrera electoral que tiene como meta la celebración de las elecciones generales convocadas el 20-N.

A lo largo de 15 días de intensa actividad electoral, las formaciones políticas se jugarán sus últimas cartas tratando de convencer a una ciudadanía muy crítica con la clase política por la dura situación económica y social que atraviesa el país.

Entre las muchas promesas que se van a escuchar a lo largo de la campaña, las referentes al problema de la vivienda acapararán la atención de centenares de miles de personas con riesgo de perder sus casas por impago de hipotecas o alquileres o con dificultades para conseguir la financiación que les permita acceder a una vivienda.

Veamos, pues, cuales son las principales propuestas en materia de vivienda de los dos partidos políticos con mayor representación parlamentaria.

Propuestas del PSOE

El principal objetivo es “apostar por los recursos existentes de la forma más eficiente y sostenible y impulsar el acceso a la vivienda a los hogares más vulnerables”. Para conseguirlo, el programa electoral socialista tiene cuatro ejes fundamentales:

  • La política del alquiler y la rehabilitación, como actividad intensiva en empleo cualificado, que arrastra la actividad de empresas afines, incorpora las nuevas tecnologías, y apuesta por la eficiencia energética.
  • La salida al stock de vivienda existente a través, fundamentalmente, del alquiler.
  • Un urbanismo sostenible, que limite los nuevos crecimientos sólo a aquellos casos en que estén realmente justificados.
  • Acuerdo con las comunidades autónomas para consensuar las políticas necesarias que permitan hacer frente al problema existente en el sector.

Para cumplir con estos objetivos, el PSOE propone las siguientes medidas:

1. Un nuevo plan estatal de vivienda, rehabilitación y regeneración urbana que fomente la construcción de VPO destinada al alquiler permanente a precios aseguibles, especialmente para colectivos vulnerables como las familias que sufran desahucio por embargo. También se plantea la sustitución de las transferencias de capital a las comunidades autónomas por intervenciones finalistas a través de contratos-programa que financien directamente actuaciones concretas.

2. El fomento de la rehabilitación y la regeneración urbana mediante el desarrollo de un sistema de gestión sencillo y eficaz del programa concertado con las comunidades autónomas o la revisión del sistema fiscal para flexibilizar las condiciones de aplicación del IVA a la rehabilitación.

3. La apuesta por el alquiler y la movilización del stock de viviendas existente con la potenciación de la oferta en alquiler y la voluntad de dar salida al stock de viviendas sin vender potenciando su venta y alquiler, beneficiando a las rentas más bajas mediante una ampliación de la deducción por compra de vivienda para las familias de rentas de 24.000 a 30.000 euros.

4. El desarrollo de un urbanismo transparente y sostenible que se fundamente en una ágil tramitación administrativa de los expedientes. También se propone la elaboración de un mapa con las reservas de suelo y el estudio de su posible utilización y puesta en valor de cada uso, así como el refuerzo de la Fiscalía Anticorrupción elevando los plazos de prescripción de los delitos de corrupción urbanística.

5. La promoción de un acuerdo con las comunidades autónomas en política de vivienda para consensuar y coordinar medidas que impulsen la rehabilitación, el alquiler y la salida del stock de viviendas, entre otras.

En referencia a los problemas de sobreendeudamiento familiar y a los embargos hipotecarios, el PSOE plantea una serie de medidas especiales que den respuesta a la situación extrema en que se encuentran muchos hogares españoles:

  • Mejorar la cultura finaciera del país para que los usuarios conozcan y entiendan bien la complejidad de productos como los préstamos hipotecarios.
  • Una nueva ley de insolvencia personal que regule el reparto equilibrado de riesgos entre el deudor y el acreedor, sin que ello penalice el crédito.
  • Asegurar la protección de los ciudadanos con la regulación de las sociedades tasadoras.
  • Una mayor exigencia de transparencia e información a las entidades financieras para que faciliten a los usuarios información precontracutal clara y sencilla de todas las condiciones finacieras y económicas, folletos de información y asesoramiento financiero.
  • La supresión de las cláusulas, prácticas y situaciones abusivas limitando los tipos máximos aplicables en las hipotecas sobre la vivienda habitual familiar o la penalización por cancelación anticipada del préstamo.
  • Favorecer la dación en pago pactada entre deudores hipotecarios y entidades financieras, quedando la ejecución hipotecaria como último recurso en los casos de deudores de buena fe. Se propone también obligar a las entidades financieras a que ofrezcan productos hipotecarios en los que se incluya la dación en pago.

 

Propuestas del PP

El partido liderado por Mariano Rajoy también destaca en su programa electoral el riesgo de que muchas familias pierdan la vivienda. La incertidumbre económica y la restricción de la concesión de créditos ha causado, según se afirma en el redactado, “una fortísima caída de la demanda” y la consiguiente “aparición de un preocupante stock de viviendas terminadas sin vender, así como una caída de la construcción residencial, tanto en vivienda libre como en la vivienda protegida”. El PP propone plantar cara a la delicada situación del sector inmobiliario con las siguientes medidas:

  • Construcción de 200.000 viviendas protegidas al año, tanto en venta como en régimen de alquiler.
  • Adopción de medidas fiscales, financieras y de seguridad jurídica que incentiven la incorporación al mercado de alquiler del stock de viviendas vacías.
  • Impulso del mercado de alquiler de manera que se mejore el acceso a la vivienda para todos los ciudadanos que opten por esta fórmula, así como el alquiler con opción a compra.
  • Promoción de un Acuerdo Nacional sobre la vivienda y el suelo que reuna a todas las administraciones públicas y a los sectores inmobiliario y financiero, para avanzar en la armonización normativa, el desarrollo del código de buenas prácticas, la lucha contra el fraude y la corrupción, y la definición de los objetivos anuales de construcción de viviendas a precio asequible.
  • Medidas que reduzcan el esfuerzo financiero para acceder a una vivienda habitual, estableciendo mecanismos de protección de las familias ante el impacto de la subida de los tipos de interés.
  • Reforma del IRPF con una ampliación del tipo de deducción por la adquisición de vivienda de hasta el 25%.
  • Reducción de los impuestos que gravan la vivienda y desarrollo de medidas que limiten el impacto del aumento de las hipotecas en las economías familiares.
  • Adopción de medidas fiscales y financieras que faciliten a las familias con dificultades hacer frente a los pagos mensuales de sus hipotecas.
  • Garantizar un mercado más transparente y competitivo, asegurando una mayor proporcionalidad entre renta disponible y volumen de recursos destinados a la vivienda, reforzando los derechos de los consumidores y garantizando su plena protección.

 

Éstas son, a grandes rasgos, las propuestas de los dos partidos con mayor representación en el Congreso de los Diputados.

Pueden también consultarse, a través de Internet, los programas de CiU, EAJ-PNVEUiA-ICVUPyD. El resto de formaciones están ultimando su programa electoral para que esté listo en los próximos días.