imgAbove

ARCHIVO

La polémica generada por la dimisión de Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, tras conocer la intención del Gobierno de sanear la entidad mediante una inyección de cerca de 10.000 millones de euros procedentes del FROB, ha generado muchos interrogantes entre los clientes que se preguntan qué pasaría con sus hipotecas si la entidad quebrase. Resolvemos dudas.

En las últimas 48 horas se ha derrumbado la imagen de solidez que muchos españoles asociaban a uno de los mayores bancos del país: Bankia. La dimisión de su presidente, Rodrigo Rato, su caída de 5 puntos en bolsa y la nueva inyección de dinero que recibirán del FROB han puesto en evidencia la mala situación de la entidad.

Aún así, el Ministerio de Economía y Competitividad, dirigido por Luis de Guindos, se ha apresurado a desmentir rotundamente, mediante comunicado, que Bankia haya sido intervenida. Han cambiado sus gestores, el nuevo equipo de gobierno -dirigido por José Ignacio Goirigolzarri– deberá presentar su plan de actuación al Banco de España, se le inyectarán unos 10.000 millones de euros de dinero público, pero la entidad, según ellos, no ha sido intervenida. ¿Por qué llamarle intervención cuando podemos decir “reestructuración y saneamiento”?

Lo cierto es que, técnicamente, la intervención no se puede llevar a cabo si su equipo gestor no realiza prácticas bancarias que pongan en riesgo la entidad. Y como todavía no están auditadas las cuentas de 2011 por qué el auditor de la entidad, Deloitte, no las ha presentado al Banco de España por su «complejidad», esta información se desconoce. Todo apunta, sin embargo, a que las cuentas de 2011 podrían contener irregularidades.

Trayectoria tortuosa

Los problemas de liquidez y solvencia de la entidad han sido el hilo argumental de su trayectoria financiera. Presidida desde su constitución, en el 2010, por Rodrigo Rato -vicepresidente segundo del Gobierno de José María Aznar y ministro de Economía entre los años 1996 y 2004-, Bankia es fruto de la fusión de siete entidades: Caja Madrid y Bancaja en sus cimientos, además de Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja de la Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia.

En sus inicios, requirió de una primera inyección de 4.465 millones de euros de fondos públicos y en julio de 2011 tuvo una salida a bolsa complicada, en plena tormenta por la crisis financiera. La intervención del Banco de España al Banco de Valencia, entidad participada por Bancaja, en noviembre de 2011, puso la guinda al pastel.

Entre los «méritos» de Bankia, ser la entidad española que a finales de 2011 acumuló la mayor exposición al ladrillo, calculada en unos 37.517 millones de crédito al sector inmobiliario y promotor, unos 11.000 millones de los cuales podrían ser de dudoso cobro.

¿Qué pasa con las hipotecas?

Pero polémica financiera y política aparte, lo importante es: ¿qué ocurre con las hipotecas que miles de usuarios han contratado con Bankia? Lo resolvemos en 5 preguntas:

1. ¿Bankia va a quebrar?

Bankia no va a quebrar, al menos a medio plazo. Tal y como se ha anunciado, el FROB volverá a inyectar mucho dinero a la entidad y Bankia no dejará de cotizar en bolsa. Además, hay que tener en cuenta que, hasta la fecha, el Estado no ha dejado caer ningún banco, por lo que mucho menos se desentenderá de una entidad sistémica con el dinero de tantos españoles, justo después de haber desembolsado tantos millones.

2. ¿Si Bankia tiene problemas de solvencia, pueden cambiar las condiciones de mi hipoteca?

No. Bankia debe cumplir con las condiciones acordadas en el contrato hipotecario.

3. ¿Los hipotecados de Bankia pueden llegar a perder su casa?

De ninguna manera. Si en el peor de los casos Bankia llegara a quebrar, otra entidad pasaría a gestionar sus hipotecas. Los derechos y obligaciones de los hipotecados seguirían intactos.

4. ¿Si Bankia quebrara, quedaría saldada mi deuda?

No. Como decimos, en este caso sería otra entidad quien gestionaría su cartera de hipotecas y los clientes seguirían pagando la cuota de siempre, bajo las mismas condiciones que firmaron.

5. ¿Puedo cambiar mi hipoteca de banco?

Sí en teoría, aunque difícilmente en la práctica. Las hipotecas para cambio de banco o subrogación son cada vez más escasas y caras. Y además, ningún banco que ofrezca hipotecas de subrogación está dispuesto a quedarse con la hipoteca de un cliente que no haya probado durante años su solvencia. Eso se traduce en que, si no hace al menos 5 años que pagas tu hipoteca religiosamente, va a ser muy difícil que otro banco te la acepte. En cualquier caso, puedes usar esta calculadora de hipoteca para saber qué bancos aceptarían tu hipoteca (no olvides seleccionar “Cambiar de banco” en la primera pestaña).

¿Tienes contratado un depósito, pagaré, cuenta, plan de pensiones, acciones o preferentes en Bankia? Todas las dudas resueltas aquí.