imgAbove

BCN HOME STAGING

El Home Staging es una técnica de marketing inmobiliario que mejora las percepciones sobre la vivienda que se está vendiendo, optimizando el esfuerzo de la venta. Aplicada en viviendas de obra nueva permite a la vez realizar pisos piloto a bajo coste.
Marta Vallribera

Home Staging es un término anglosajón que hace referencia a una técnica de marketing inmobiliario, muy extendida en Estados Unidos y en bastantes países europeos, pero incipiente aún en España, que consiste en “vestir” un piso o una casa con elementos y materiales de bajo coste con el objetivo de hacerla más atractiva y darle el mayor valor percibido posible para facilitar de esta manera el esfuerzo de la venta.

Muebles de cartón, colchones inflables, tejidos de todo tipo, cortinas, cojines, lámparas, pequeños objetos de decoración, pintura sobre azulejos viejos o manchados… un amplio surtido de elementos materiales de bajo coste pueden cambiar radicalmente la percepción sobre la vivienda que se está vendiendo, aumentar su atractivo comercial, así como el número de visitas con efectivas fotografías en motores de búsqueda y portales inmobiliarios u optimizar el impacto en el momento de la visita y conseguir el “flechazo” de un comprador. Según explica Kathleen Reiss, fundadora y directora de Barcelona Home Staging, la técnica “permite a los agentes inmobiliarios y a sus clientes asegurarse de que los anuncios tengan las fotos más impactantes y que cada visita de un comprador potencial tenga la máxima eficiencia. Conseguimos que la primera impresión que da el hogar sea decisiva”.

Efectivamente, son muchos los motivos por los cuales es mejor “vestir” una vivienda que dejarla vacía. Desde la evidencia de que un espacio amueblado y decorado siempre ofrece una impresión mucho más acojedora y cálida a quién lo visita, pasando por que permite visualizar mucho mejor las posibilidades del espacio en cuanto a distribución y funcionalidad, hasta los importantes beneficios comerciales que puede generar el hecho de potenciar la capacidad de imaginación del cliente sobre cómo sería su vida en esa casa.

La técnica del Home Staging se puede aplicar tanto a viviendas de obra nueva como a viviendas vacías de segunda mano, por lo que puede ser de especial interés tanto para promotores -para quiénes puede ser una solución low cost para realizar pisos piloto- como para agentes inmobiliarios e incluso particulares. “El mercado de viviendas de segunda mano se ha puesto difícil, y es más importante que nunca poner en evidencia las cualidades y el potencial de los espacios, especialmente cuando se presentan vacíos”, argumenta Reiss. En lo que respecta al mercado de obra nueva, la directora de Barcelona Home Staging asegura que “las ventajas son aún más destacadas. ¿Para qué gastar 10.000 euros o más en la compra de muebles y en el servicio de una empresa de interiorismo, para la realización de un solo piso piloto? ¿Para qué gastar tanto para poner de relieve un piso de 150 m2 cuando la mitad de los compradores vendrán a visitar pisos de 80 m2 del mismo complejo residencial? ¿Para qué arriesgar que el cliente exija quedarse con los muebles como primer punto de negociación?”.

Pensada para obtener el resultado máximo con el coste mínimo, en Home Staging los elementos utilizados son todos low cost y su montaje e instalación son rápidos. Implementarlo en un inmueble supone una inversión aproximada del 0’6% del precio total de la vivienda, con lo cual si se aplica a un piso de 90 m2 con un dormitorio, dos habitaciones pequeñas y dos baños y un precio de venta de 300.000 euros, supondría una inversión de 1.800 euros. Incluso hay compañías de servicios de Home Staging que proponen soluciones para alquilar los elementos materiales decorativos y de interiorismo hasta la venta del inmueble, reduciendo aún más esta inversión inicial.

Vídeo sobre el montaje e instalación de Home Staging