Según ha informado el Ministerio de Economía y Empresa, el Gobierno ha prorrogado hasta enero de 2020 el Fondo Social de Vivienda. Un fondo que se creó con la intención de ayudar a aquellas personas desahuciadas de sus viviendas y que están en una situación de vulnerabilidad social.

La iniciativa que empezó en el año 2013 con 6.000 viviendas, actualmente dispone de más de 9.600 viviendas.  El fondo de los inmuebles procede de entidades de crédito y se destina a personas y familias que se han quedado sin su vivienda habitual y tienen muy pocos recursos. Se accede a estos inmuebles a través de un contrato de arrendamiento con un precio reducido de entre 150 y 400 euros al mes.

Desde su creación hasta junio del año pasado se han llegado a firmar 10.244 contratos de alquiler.  Ahora, la prórroga que ha anunciado el Gobierno, ha sido acordado por los diferentes organismos e entidades responsable de esta labor tales como el Ministerio de Economía y Empresa con el Ministerio de Fomento, el Ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social, la Asociación Española de Banca, la Asociación Hipotecaria España, el Banco de España, la Confederación Española de Cajas de Ahorro, la Plataforma del Tercer Sector y la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito.

Personas y familias que pueden acceder al FSV

  • Personas físicas que no disponen de ninguna otra vivienda en propiedad o usufructo y que sus ingresos son inferiores a tres veces el IPREM.
  • Familias que no tienen empleo y han agotado las prestaciones sociales.
  • Familias en las que exista alguna víctima de violencia de género.
  • Personas en situación de dependencia o con discapacidad a las que, disponer de una vivienda, es indispensable para su inclusión social.
  • Personas mayores de 60 años que mediante aval han asumido las deudas de un familiar que no puede asumir la hipoteca.