Seguro que más de una vez has oído el término Open House, pero realmente ¿sabes su significado? Consiste en un término que define una técnica de marketing que se inventó en Estados Unidos para enseñar una vivienda a los posibles compradores. Pero a diferencia de la manera tradicional de enseñar una casa en venta o alquiler, donde el posible comprador concierta una cita con el vendedor de la propiedad para visitarla a un día y a una hora determinada, en el Open House se abre la vivienda al público durante todo el día. De esta manera el comprador no tiene que concertar ningún tipo de cita previa o reserva para visitar el inmueble.

Pero esta técnica de marketing inmobiliario americano que a primera vista parece muy simple, en realidad debe ser llevada con una buena estrategia para que tenga unos resultados exitosos.

5 claves para conseguir un Open House con éxito

1- Una buena atención

Aunque una buena atención no te garantiza la venta, está claro que sentirse atendido e informado son claves para que la casa entre con buenos ojos. Así que el inmobiliario que se encargue de recibir las visitas no solamente debe ser empático y amable sino que además necesita conocer al detalla el inmueble y sus alrededores.

2- El acondicionamiento de la vivienda

Tras la puesta a punto de la casa hay mucho más que limpiarla. Redistribuir muebles,  jugar con la iluminación e incluso cambiar cortinas y alfombras, pueden ayudar para conseguir una mejor impresión del espacio.  Técnicas como el home staging nos ayudarán a conseguirlo.

3- El marketing sensorial

Es muy importante que la casa te entre por los ojos, pero hay que tener claro que no es el único sentido que trabaja. Sobre este tema cada vez son más las empresas inmobiliarias que trabajan el marketing sensorial. Cocinar pan en el horno, dejar una relajante música ambiente,  distribuir mullidas alfombras en el pasillo… Todos ellos son elementos sutiles que indican a gritos “hogar, dulce hogar”

4- El día perfecto

Una vez tenemos la casa a punto, hay que elegir el día para celebrar el “Puertas abiertas”.  Además de procurar que sea un día festivo para que todo el mundo pueda venir, es importante no hacerlo coincidir con fechas señaladas como Navidad, el inicio de las rebajas o incluso en  la final de la Champion. Igualmente, si podemos tener a mano la previsión del tiempo, es aconsejable evitar días con lluvia, tormenta o nieve.

5- Un toque de originalidad

Pero si de verdad quieres que se quede con un muy buen recuerdo de la visita, el toque de originalidad es imprescindible. Técnicas como la visita teatralizada donde actores dan vida a los habitantes del inmueble no sólo hacen la visita más divertida sino que además permite ponerse en la piel de los personajes.