Las tendencias constructivas van cambiando con el paso de los años . La industria ha entendido la necesidad de cambio hacia técnicas más respetuosas con el Medio Ambiente. A esto se une un parque inmobiliario antiguo y muy poco eficiente energéticamente. De hecho, los edificios, de todo tipo, son responsables del 40% del consumo energético de la Unión Europea y del 36% de las emisiones de gases de efecto invernadero, generadas principalmente durante su construcción, utilización, renovación y demolición. Así, conviene conocer los nuevos certificados que existen. Éstos buscan precisamente minimizar el impacto de los edificios en la naturaleza, al mismo tiempo que proponen una solución integral que pone al ser humano en el centro de su nuevo concepto constructivo.

¿Qué es el certificado BREEAM?

El certificado BREEAM se creó en 1990. Desde entonces sirve para evaluar la sostenibilidad de los edificios. Por sus siglas en inglés, BREEAM, significa Building Research Establishment Environmental Assessment Methodology. Se trata de un método de evaluación y certificación de construcción sostenible, desde la fase de diseño de un edificio hasta la de ejecución y mantenimiento. Lo que fundamentalmente propone es aplicar la sostenibilidad en todo el proceso constructivo. El certificado, de carácter privado y voluntario, evalúa impactos en 10 categorías. Así pues, estos apartados tienen que ver con la gestión, la salud y bienestar de los habitantes del edificio, la energía, los materiales utilizados o los residuos que genera, o el uso ecológico del suelo. Al finalizar la evaluación a través de estos criterios se otorga una puntuación final que sirve de referencia para saber el estado del edificio y qué cuestiones se deben mejorar

¿Qué es la certificación LEED?

La certificación LEED es un sistema de certificación de proyectos, que se aplica no solo a viviendas unifamiliares de nueva construcción, sino también a edificios rehabilitados. Este certificado fue desarrollado en 1993 por parte del Green Building Council de Estados Unidos. Se trata, de nuevo, de un conjunto de normas y requisitos con cuyo cumplimiento se entiende que los edificios certificados son sostenibles.

Con los años llegó a España y hoy día es una certificación muy habitual en construcción en nuestro país. En este sentido, aunque trabaja muchos aspectos lo que fundamentalmente promociona la certificación LEED es la eficiencia energética de los edificios. En la actualidad hay más de 14.000 construcciones en todo el mundo con esta certificación. Los edificios bajo esta certificación se se conocen también como edificios verdes.

¿Qué es el Estándar WELL?

Como los otros dos, busca respetar el Medio Ambiente a la vez que pone en el centro al ser humano. Gestionado por el International WELL Building Institute, está dirigido a edificios de trabajo, es decir, oficinas. Trata de asegurar y promocionar el bienestar de las personas que trabajan en su interior. De esta manera, procura que el entorno laboral y el uso que se hace de ese edificio sea el adecuado para la salud de aquellos que lo utilizan.

Como los demás certificados, utiliza un sistema de puntos para evaluar distintos aspectos, siempre teniendo en cuenta valores como la eficiencia energética, salubridad y respeto de los entornos naturales.

Los aspectos que tratan de evaluar estos tres certificados, contemplan aspectos que tienen que ver con el fomento de la salud. Bien sea a través del confort acústico y térmico de las estancias, como de la adaptabilidad para aquellas personas con movilidad reducida. También se aseguran de que el uso de los recursos energéticos están siendo utilizados de manera eficiente y con el menor impacto para el Medio Ambiente. Todo ello aplicado no solo al edificio una vez está construido sino durante todo su proceso, de manera que los residuos tanto en uso como en construcción queden controlados. Se trata de un avance sobre el futuro del sector constructivo, que busca el respeto a las personas y al Medio Ambiente por igual.