¿Te imaginas construir tu casa con una impresora 3D? No es ficción. Be More 3d, una startup creada por 4 jóvenes emprendedores con ganas de innovar en el mundo de las Prop Tech, lo han hecho realidad. Todo empezó hace 10 años, cuando al acabar sus estudios de arquitectura en la universidad politécnica de Valencia, se encontraron en plena crisis de la construcción. Es entonces cuando decidieron buscarse la vida comprando su propia imprenta de plástico 3D para realizar prototipos de casa, máquinas e incluso merchandising. En palabras del director del proyecto Vicente Ramírez “en dos semanas vendimos más de 1.500 llaveros de I love Caloret que nos permitió conseguir capital para poder plasmar nuestra gran idea: construir una imprenta de hormigón 3D que pudiese imprimir casas.”

La idea, que al principio parecía una locura se llegó a formalizar en menos de un año. “Basándonos en un boceto que yo mismo dibujé, mi padre que es tornero me construyó la maquina en el garaje de casa, la programamos con el ingeniero electrónico que tenemos en el equipo y de allí, en la universidad, buscamos el material adecuado para poderlo hacerlo funcionar” El resultado no pudo ser más exitoso. En menos de dos años, no solamente consiguieron financiación para construir una máquina a escala mayor, sino que han conseguido imprimir la 1ª casa de España, la 2ª de Europa y la 3ª en el mundo.

Qué beneficios aporta este nuevo sistema constructivo

La casa piloto, construida en la universidad politécnica de Valencia, mide 24 metros cuadrados y fue construida en tan solo 12 horas. Con unos resultados así Be More garantiza que este sistema constructivo es totalmente competitivo. No solamente permite ahorrarse hasta un 35% los costes de la construcción sino que además lo hace en un tiempo record y sin generar residuos. Y no solo eso. En palabras del propio director del proyecto “Desde un punto de vista social, podemos hablar del acceso de vivienda digna incluso en situaciones de devastación natural como puede ser un tornado en el que podemos llegar a construir casas provisionales en tan solo 5 horas.”